Índice
Papa negro
Grupo Elron

 

Peter Hans Kolvenbach s.j. es el vigésimo noveno Superior General de la Compañía de Jesús, cuyos miembros son denominados comúnmente jesuitas. Para el cargo de Superior General se efectúan elecciones entre los miembros de la Congregación General, órgano legislativo supremo de la Compañía, conformado por delegados de todos los países del mundo. Habitualmente, dada la influencia que ha tenido la Compañía en la Iglesia Católica y el hábito negro de los jesuitas, los periodistas le llaman al General "el papa negro", pero no hay paralelismo de poderes, pues éste está subordinado al Papa. El padre Kolvenbach tiene jurisdicción sobre 22.000 jesuitas esparcidos por el mundo, que normalmente ejerce a través de los Provinciales.


 

 

 

EL PAPA NEGRO

¿El hombre más poderoso del mundo?

 

ORIGEN DEL nombre de la orden

 

Al principio, Ignacio de Loyola sugirió que el nombre de su hermandad fuese "La Compañía de Jesús". Antes de este hecho, o poco después, Ignacio sugirió que el nombre de su hermandad fuese "La Compañía de Jesús".

La palabra compañía fue tomada en su sentido militar, y, por esos días, las compañías, generalmente, recibían el nombre de su capitán. En la Bula latina, sin embargo, se les llamó "Societas Jesu".

La primera vez que se les llamó jesuitas fue en 1544, como un reproche usado por sus adversarios. En el Siglo XV se acostumbraba hablar con desdén de los grupos que tomaban el Santo Nombre.

En 1522 aún era considerado como un desdén, pero antes de que pasase mucho tiempo, los amigos de la Compañía consideraron que podían utilizar ese nombre sin parecerles desdeñoso, y, aunque nunca fue usado por Ignacio, fue rápidamente adoptado.

 

El Papa Negro, ¿mito o realidad?

Sesión del 21/10/03

Medium: Jorge Olguín

Se presentó: Maestro Hubbard

 

Interlocutor: La primera pregunta es sobre el llamado "Papa negro", nombre que obviamente no está referido al color de su piel sino al "capo máximo" de los jesuitas. Extraje de Internet un reportaje que le hizo el periodista Rick Martin a Eric Jon Phelps, autor del libro "Los asesinos del Vaticano". En este libro se habla del Conde Hans Kolvenbach, sindicándolo como el Superior General de los jesuitas, y a quien considera como que está detrás del mismo Papa, del propio presidente de los Estados Unidos, incluso de la Mafia, manejándolos como marionetas. Concretamente, dice que los jesuitas están detrás de todos los asesinatos importantes, como el del presidente Lincoln, del Papa Juan Pablo I (Albino Luciani), que murió treinta y tres días después de su elección, del presidente John F. Kennedy, de Martin Luther King, etc.

Johnakan Ur-el: Hay grupos de jesuitas que buscan el poder por el poder en sí. Tienen ansias de poder.

Interlocutor: ¿Pero hay alguien llamado Hans Kolvenbach, que es el Superior General de los Jesuitas?   

Johnakan Ur-el: Existe, pero esta persona no tiene nada que ver con el Papa negro al que se refiere Phelps. Se trata de un delirio de este autor.   

Interlocutor: ¿No hay tampoco ningún Papa paralelo con más poder que el propio Papa?. Me refiero al Papa actual.

Johnakan Ur-el: No, no hay nada. El libro es un desvarío total.

Interlocutor: ¿Qué se le puede creer, entonces, a lo que dice Eric Jon Phelps en su libro "Los asesinos del Vaticano"?

Johnakan Ur-el: Hay una secta jesuita que quiere tomar las riendas del poder religioso, pero no por afán de riqueza sino por afán de difundir una doctrina más rígida que la actual. ¡Y mira que la actual es rígida!

Interlocutor: Pero a ver si entiendo: ¿Se trata de una secta poderosísima que manipula al Papa, a los Estados Unidos, a la Mafia, etc., etc.?

Johnakan Ur-el: Esto no es más que un desatino. Sí hay obispos, sí hay cardenales que están metidos dentro de esa secta. Pero no tienen ese poder. Solamente se trata de influencias. En estos momentos el Papa está muy débil, con su decodificador casi destruido, y naturalmente está siendo influenciado por su entorno. Tiene un ego tan grande que en lugar de renunciar y cuidar su salud quiere seguir hasta las últimas consecuencias.

Interlocutor: ¿En qué nivel espiritual está?

Johnakan Ur-el: En el tercero. Es un espíritu del Error.

Interlocutor: ¿Descenderá de nivel al desencarnar?

Johnakan Ur-el: No, porque en realidad él piensa que lo que hace está bien.

Interlocutor: Este autor que mencioné dice concretamente que los jesuitas fueron los que conspiraron para el asesinato de Kennedy, que quería detener las hostilidades en Vietnam, porque ellos querían continuar esta guerra con la justificación de que como no podían convertir a los vietnamitas al cristianismo, porque ellos seguían la religión budista, entonces preferían exterminarlos.

Johnakan Ur-el: Eso es un total absurdo, porque en Vietnam no hay tantos budistas como en otros países. Hay más budistas en la India, en China, en Japón, en Tibet. Lo que ocurre es que ese autor, como muchos otros, ha mezclado verdades con fantasías. Y ya sabemos que en estos casos hay que desechar totalmente lo que dice.

Interlocutor: Discúlpame la insistencia, porque no quiero dejar ningún resquicio para la duda: ¿Concretamente, entonces, no hay ningún Papa negro, ningún Superior General que comanda a todo el mundo y tampoco los jesuitas no están detrás de los asesinatos de los líderes del mundo, ni nada parecido?

Johnakan Ur-el: No, no hay nada de eso, ni siquiera parecido. Para dominar al mundo se tendría que tener un arsenal tremendo.

Interlocutor: Lo único que se me ocurre pensar es que los espíritus del Error han influenciado en forma colosal a Eric Jon Phelps y que su libro es más de ellos que de éste.

Johnakan Ur-el: ¡Por supuesto que han estado detrás los espíritus del Error!

Interlocutor: Bueno, esto lo aclara todo. Ya sospechaba que algo así debía suceder. Era todo demasiado ilógico.