Índice
El mapa de la fortuna y las plegarias
Grupo Elron

 

Los únicos que hacen fortuna con las plegarias son los pastores, pero con el dinero que le sacan a los ingenuos feligreses… Más información en “Mercaderes del templo”.

Las peticiones anotadas en el Mapa de la fortuna y las plegarias son simples expresiones de deseos que carecen de valor como medio para conseguir lo pedido.

En la actualidad, el predicador Luis Palau puede ser considerado el adalid de la falacia religiosa del “pedid y recibiréis” (“pedid por mi intermedio”, claro está). Las plegarias, de la misma forma que los pedidos anotados en el “Mapa del tesoro”, son simples expresiones de deseos que no pasan de allí. En la realidad, y cualquiera puede verlo, de millones que piden, solamente algunos, y por pura coincidencia (porque el plano físico es azar), obtienen lo que piden. Esto sólo debería abrir los ojos de todos los creyentes, pero…

Las eventuales sanaciones que se producen en las reuniones evangelistas se deben al llamado “efecto placebo”, es decir, los predicadores sugestionan a los enfermos con el cuento de que Dios los curará, y entonces éstos, inconscientemente, canalizan Energía sanadora. El fraude consiste en que el mismo resultado puede lograrse con una pastillita de talco que les recete el médico… Más información en “Efecto placebo”.