Índice

Leyendas urbanas VI

La telepatía

Grupo Elron

 

 

 

Mira, Perico, tienes que dejar ya de pensar

en eso y concentrarte en la cuenta…

 

 

 

 

La desafío, Pamela, a que adivine en qué estoy pensando…

 

 

 

 

¿Quién es el que está pensando en

que dejó el Ovni mal estacionado?

 

 

Es posible que en algunos planetas sus habitantes posean una capacidad mayor para captar el pensamiento, pero nunca será como la verdadera telepatía espiritual.

 

 

JORGE OLGUÍN

La única y verdadera telepatía es la que existe entre los espíritus, y consiste en la transmisión de ideas o conceptos, y donde en un instante puede transmitirse todo el contenido de una biblioteca, para decirlo de una manera bien ilustrativa y contundente. Este tipo de telepatía en el plano físico no existe, y ningún encarnado, sea terrestre o extraterrestre, la posee. Los libros y los mentalistas que la preconizan simplemente engañan a las personas desprevenidas, porque es imposible desarrollar algo para lo cual el cerebro no está previsto.

 

 

EL QUID DE LA TELEPATÍA

 

 

 

Según la enciclopedia Wikipedia, “la telepatía (del griego τηλε tele, ‘distante’ y πάθεια patheia, ‘sentimiento’) es un término que se refiere a la supuesta capacidad mental de los humanos y otras criaturas de comunicar información de una mente a otra, sin el uso de herramientas adicionales como el habla o el lenguaje corporal. Considerada por sus partidarios una forma de percepción extrasensorial o cognición anómala. La telepatía se relaciona a menudo con diversos fenómenos paranormales como la precognición, la clarividencia y la empatía.

 

“Aunque se han llevado a cabo muchos experimentos científicos sobre la telepatía, incluyendo varios recientes por parte de reputadas universidades, la existencia de la telepatía no es aceptada por la inmensa mayoría de los científicos.

 

“Actualmente se sabe que las magnitudes de energía que el cerebro humano es capaz de producir resultan insuficientes para permitir la transmisión de información. Resulta frecuente su aparición en obras de ficción y ciencia ficción”.

 

También se pronuncia muy cautamente sobre la telepatía el Diccionario de la Real Academia, caracterizándola, en una primera acepción, como la “coincidencia de pensamientos o sensaciones entre personas generalmente distantes entre sí, sin el concurso de los sentidos, y que induce a pensar en la existencia de una comunicación de índole desconocida”.

 

En una segunda acepción la define como la “transmisión de contenidos psíquicos entre personas, sin intervención de agentes físicos conocidos”.

 

Comparada con la telepatía espiritual, que es la verdadera telepatía, la del plano físico es en realidad una seudotelepatía porque la mente en este sentido es tan, pero tan limitada, que solamente alcanza a captar pulsiones emocionales y contenidos mentales.

 

Lo máximo que puede captar una persona altamente intuitiva, por lo tanto, es la intención de las personas del entorno, pero jamás sus ideas o conceptos.

 

 

 

Cartas Zener.

 

Las cartas Zener, inventadas en los años 20 y que están conformadas por un mazo de 25 naipes de 5 palos distintos, fueron utilizadas por el parapsicólogo J. B. Rhine y el doctor Karl Zener con el fin de estudiar casos de aparente percepción extrasensorial (principalmente clarividencia), utilizando el método científico.

 

Los distintos palos son cuadrado (), círculo (), estrella (), cruz (+) y square (⌇⌇⌇), fueron diseñados como figuras simples pero bastante distintas, desambiguas, de fácil medición estadística.

 

 

 

Prueba de la telepatía.

 

En general el método más utilizado para probar la telepatía es el siguiente: Se sitúa a los dos sujetos de experimento sin contacto visual, o mejor aún, en cuartos completamente separados.

 

El primer sujeto (el transmisor) deberá levantar una a una las cartas del mazo mezclado. Deberá mirar y concentrarse en la figura. Otra persona se encargará de anotar la secuencia de las distintas cartas en una planilla. Otra persona, golpeará la mesa con un lápiz o algo similar. El otro sujeto de experimento (el receptor), al escuchar el golpe del lápiz deberá anotar la figura que le aparezca en la mente en otra planilla.

 

Posteriormente se comparan las dos planillas. Estadísticamente se obtendrá (en promedio) 5 aciertos de 25. A veces pueden encontrarse valores superiores por azar, por lo que la repetición del experimento será necesaria a fin de encontrar un valor estadístico fidedigno.

 

Prueba de la clarividencia.

 

El método para probar la clarividencia consiste en mezclar el mazo, y una sola persona deberá anotar primero la carta que se supone que vendrá, y luego levantarla y comprobarlo. Puede utilizarse la misma planilla que para el método anterior.

 

Los magros resultados obtenidos con estos métodos ratifican ampliamente que el cerebro humano carece de esas aptitudes.

 

 

 

Más información en:

 

http://www.grupoelron.org/quees/telepatia.htm 

 

http://www.grupoelron.org/quienes/jamesrandi.htm 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE

 

 

 

El  Grupo Elron jamás se ha comunicado telepáticamente con un extraterrestre encarnado, es decir, con el 10 % (denominado también Yo Inferior, Yo Terrenal o Yo Encarnado), simplemente porque la telepatía no existe en el plano físico. Siempre la comunicación es con el 90 %, es decir, con el Yo Superior o Thetán.

 

Esto significa que tampoco los que se hacen llamar “contactados”se comunican telepáticamente con los extraterrestres físicos, haciéndolo por lo general con los espíritus del Error, que los embaucan haciéndose pasar por alienígenas.

 

Vale la pena reiterar, entonces, que cuando nosotros decimos que nos comunicamos con un extraterrestre queremos decir que nos comunicamos con el Yo Superior o Thetán de un espíritu cuyo 10 % está encarnado en un planeta que no es la Tierra, por ejemplo Orión III o Antares IV.

 

Si el espíritu, es decir su 10 %, estuviera encarnado en la Tierra, obviamente no podríamos hablar de un extraterrestre, y si no estuviera encarnado en ningún planeta directamente sería un espíritu, y un espíritu no es ni terrestre ni extraterrestre, sino directamente espíritu.

 

De más esta decir que el 10 % encarnado ignora totalmente nuestras comunicaciones con su  Yo Superior o Thetán.

 

Como el Thetán o Yo Superior y su parte encarnada son lo mismo, cuando en los diálogos responde la parte encarnada, en realidad quien lo hace es el 90 %, pero desde el punto de vista de su 10 %.

 

Cabe aclarar, asimismo, que cuando nos hemos comunicado con el viajero del tiempo  Kronbus, también lo hemos hecho con su Yo Superior o Thetán, ignorando su 10 % esta comunicación.