PSICOAUDITACIÓN KUMI-AN

La Psicoauditación es una técnica donde el Thetán o Yo Superior (90 % no encarnado) repasa vivencias de otras vidas a través de la mediumnidad. El Thetán se incorpora al médium y el auditor, que se encuentra encarnado en el plano físico, lo psicoaudita de la misma forma que lo haría con cualquier persona encarnada, es decir, tal como si fuera un consultante común.

En lo esencial, la única diferencia es, por una parte, que en lugar de tratar al 10 % (Yo Inferior) se psicoaudita al 90 % (Yo Superior) y, por la otra, que al no tener éste los bloqueos del primero, recuerda con facilidad sus vidas anteriores y da lugar a un rápido borrado de los engramas, tanto los físicos como los conceptuales.

 

 

SESIÓN DEL 9/08/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador, y el Maestro Ruanel.

 

PRIMERA PARTE

 

Auditor: ¿Quién está presente?

Auditado: Hay muchas perturbaciones.En este plano hay tantas perturbaciones que ni sé en que plano estoy. Lo que noto es que hay muchas persecuciones. Yo no quiero participar en nada. A veces me llaman para cooperar y es como que ni siquiera quiero cooperar con nadie, no porque sea egoísta, sino porque quiero estar en tranquilidad.

A veces hay espíritus que se amotinan en contra de otros, grandes choques, y a veces quieren que tome partido. También me alejo. No quiero participar, no quiero aumentar más mi karma, pero por un lado soy consciente de que lo tengo, porque tampoco quiero participar en las obras altruistas.

Es como que me quiero aislar. Hay espíritus que me conversan, que me dicen: "Puedes recibir un castigo". Y una vez conversé con un espíritu de Luz que se presentó ante mí y me dijo: "Dios no te castiga, uno se castiga solo".

Auditor: Claro.

Auditado: Entonces eso me infundió temor, porque me contaron lo que era el plano -1. Mucho temor.

Auditor: ¿Estás en el plano 4 en este momento?

Auditado: No, estoy en el plano 3.

Auditor: ¿Quieres decirme algo más antes de entrar en auditación?

Auditado: Lo que quiero decir es que a veces es como que deseo estar en soledad, pero tengo miedo de que las entidades se den cuenta de lo que estoy diciendo y de que mi vibración cambie y de que descienda al plano -1, que me dijeron que es la soledad perpetua y que ahí es intolerable.

Veo como una luz muy grande cegadora que la quiero evitar.. Es como que estoy en conflicto porque aparentemente debe ser un espíritu que viene de las esferas superiores a comunicarse. Y es como que no quiero. En este plano no existen la luz y las sombras como lo ven ustedes, pero sí hay conos de sombra, sí hay conos de luz, y entonces es como que yo me refugio. Si yo estuviera en este momento en el plano físico estaría en un rincón.

Auditor: ¿Qué es lo que te agobia en este momento?

Auditado: La comunicación.. No quiero comunicarme.

Auditor: ¿En este momento estás bien comunicándote conmigo, por ejemplo?

Auditado: Claro, pero no quiero comunicarme. O sea te disculpo porque no es una falla en lo que estás haciendo. Lo que ocurre es que no quiero comunicarme.

Auditor: ¿Te parece que fuéramos a algún incidente que tenga carga o que te provoque algún tipo de molestias?

Auditado: No, porque no quiero comunicarme, no quiero recorrer ningún incidente. ¿Cómo podría explicarlo? Es como que me falta preparación para esto. Lo que más me preocupa es que en este momento estoy en un estado de ánimo que es como que si me comunico crearé más reacción. Es como la persona que en el plano físico de ustedes necesita descansar porque está agotada y ustedes a toda costa quieren que se comunique, y tal vez con esta insistencia en lugar de ayudarla la perturban y la desprograman mentalmente. Yo no estoy con una preparación adecuada para comunicarme, porque he pasado aquí un período de soledad y necesidad. No sé cuál es la palabra exacta.

Auditor: ¿Tranquilidad, paz, silencio?

Auditado: Necesito, no programarme sino desprogramarme. Tampoco es la palabra, porque esto sería como si uno fuera un programa, un robot. Lo que necesito es consustanciarme con la idea de hacer una auditación, y de ver más allá, y en este momento es como que me va a perturbar más que otra cosa.

Auditor: Entiendo. ¿Te parece que simplemente dialoguemos?

Auditado: ¡Ese es el tema! No estoy con una preparación adecuada para conversar. Quiero retirarme a reposar. Quiero descansar en lo que ustedes llamarían "un día entero". Estoy con el pensamiento abstracto. No tengo ganas de pensar. Quiero. Si estuviera en el plano físico, para que me entiendan lo que yo quiero decir, es como que tuviera ganas de dormir y de dejarme estar y que si hubiera una puerta física cerrarla y que me dejen con la luz apagada. En este plano no hay puertas, no hay luces. Es como que quisiera apartarme adentro de una estrella y que no me encuentren durante un tiempo.

Auditor: ¿Tu parte física te está transmitiendo sus problemas?

Auditado: Sí, siempre. Arrastro engramas de vidas anteriores. Creo que si hago un repaso. Pero no tengo ganas de hacerlo.

Auditor: ¿Quién fuiste en una vida pasada que te ha traído tantos problemas?

Auditado: He sufrido violaciones, vejaciones, en una vida anterior luché por la libertad de una persona en Francia.

Auditor: Vamos a ese incidente.

Auditado: No, no quiero conversar.

Auditor: ¿Fue en la época de la Revolución francesa?

Auditado: Sí, pero no quiero conversar. En serio, es como que estoy con mucha confusión, no quiero conectarme. Creo que el aislarme me va a hacer bien. Puse toda la voluntad pero no lo logro.

Auditor: ¿Hay acaso un problema de afinidad conmigo, como auditor?

Auditado: No me afecta quién me audita, no me afecta el lugar dónde me auditan, no me afecta para nada el material terrestre. Digamos que no me afecta el que me hayan interrumpido un rato. Al contrario, fue mejor para mí. Pero es como que quiero estar en protección. Si fuera una soga me hubiera enroscado para que no me vuelvan a desenroscar.

Auditor: ¿Alguien te obligó a venir aquí?

Auditado: Las entidades superiores me dijeron si podía colaborar para beneficio mío. Bueno, dije yo, voy a ver. Pero es como que no quiero. Hay en este momento como una luz. No quiero. No es que rechace a los Maestros de Luz, pero no quiero.

Auditor: ¿Pero por lo menos tienes plena conciencia de que esto que estamos haciendo también me ayuda a mí?

Auditado: ¡Por supuesto que sí, de lo contrario ni siquiera me hubiera presentado. Si me presento es porque quiero cooperar. No da para más la preparación que tengo. Yo creo que cada instante que paso conversando en el plano físico es como que origino más engramas porque es como que me están obligando, y como he sufrido tantas vejaciones voy aumentando engramas, voy aumentando en la parte física células de engramas, neuronas engrámicas.

Auditor: ¡Pero por lo menos dime qué es lo que más te está afectando en este momento!

Auditado: El que me fuercen a comunicarme.

Auditor: ¿Tú estás sintiendo que yo te estoy forzando a comunicarte?

Auditado: ¡Totalmente! Hace rato que me quiero retirar. Es decir, si quiero me voy, me desconecto y listo, pero quiero actuar con ética, no quiero parecer como que estoy actuando groseramente.

Auditor: ¿Cuál es tu actividad en este momento en el plano 3?

Auditado: No estoy haciendo nada, no me conecto ni con los espíritus negativos que hacen rebeliones ni con los de Luz que hacen misiones, no quiero conectarme, necesito estar en aislamiento un tiempo, tal vez al curarme voy a estar mejor, pero por ahora no puedo.

Auditor: En el plano 3 alguien te ayuda?

Auditado: No, porque yo no dejo que me ayuden. Necesito retirarme para recapacitar, en el período terrestre sería un día, para luego volver a hacer una auditación con más tranquilidad. En este momento yo soy el problema, no ustedes, porque tampoco quiero que piensen que la falla es de ustedes. Es problema mío. Puedo estar en la cabina más aislada del mundo, a 200 mts. de profundidad en el mar, e igual voy a sentir un agobio tremendo. O sea que lo dejo bien en claro que el problema es mío.

Auditor: ¿Pero acaso la comunicación no alivia los problemas también?

Auditado: Depende, depende. En este caso es como que estoy al borde de algo y me siento como con obligación de estar aquí, y esto puede causarme más engramas y lo estoy notando. Estoy con más desestabilización que cuando vine. Al comienzo me sentía mejor y ahora estoy peor. Es como que me siento forzado y necesito soltar el lastre. Los dejo.

Auditor: ¿Sería útil un momento de silencio, sin conversar?

Auditado: No, no, necesito soltar el lastre. Estando atado al receptáculo físico me da lastre, por más que el receptáculo en este momento se preste con una Luz dorada que me está envolviendo, pero no quiero ceder a ninguna tentación, quiero liberarme por lo menos 24 horas del tiempo de ustedes.

Auditor: Vamos a hacer lo siguiente, entonces: Te convoco para mañana nuevamente. ¿Puede ser?

Auditado: Con todo gusto. Vuelvo a insistir que la falla no es de ustedes. Los dejo.

Auditor: Está bien, K. A., hasta mañana.

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Comentario del médium (Jorge Olguín) al salir del trance: ¡Ah, mi Dios! Estoy, a nivel de receptáculo, tan agotado como si hubiera tomado cinco o seis entidades durante más de una hora y media.

Ignoro si hemos podido ayudar en algo a este espíritu tan agobiado, tan atribulado, porque es como si yo hubiera estado sosteniendo una bolsa de gatos rabiosos intentando controlarla.

El Thetán quería dispararse. Mi parte espiritual estaba al lado y yo lo que hacía era dividirme en dos y enviaba a mi receptáculo una lluvia dorada Crística. Digamos como que la Energía Crística la canalizaba y a través mío se la enviaba al receptáculo Jorge Olguín, para que ésta se la transmitiera al espíritu K. A. como para armonizar. ¡Ni aún así!

Es como que a toda costa quería irse, no quería transmitir, no quería contacto, quería aislarse.

A mi juicio, y esto es una opinión mía, si bien la Auditación dianética con solamente dialogar descarga engramas, ello es en tanto y en cuanto la persona quiera. Si el ser no quiere, tanto en la parte humana como en la de Thetán, me parece que el resultado es contrario, y en lugar de eliminar engramas crea otros.

 

 

TERCERA PARTE

 

Interlocutor: ¿Ron?

Ruanel: Así es.

Interlocutor: Estoy un poco decepcionado por mi actuación como auditor. ¿Realmente debo estarlo?

Ruanel: Para nada. La auditación estuvo bien, no hubo fallas de tu parte. El problema fue que la entidad espiritual K. A. estaba bastante trabada.

Interlocutor: ¿Cómo se presenta la próxima auditación con K. A.?

Ruanel: Se presenta bien, pero hoy este espíritu estaba muy desestabilizado y no quería cooperar.

Interlocutor: ¿Y con respecto a su parte física?

Ruanel: Ha mejorado un 10 %.

Interlocutor: ¿Por el solo hecho de haber habido comunicación con el Thetán?

Ruanel: Así es. Dentro de lo poco que se hizo fue un éxito total, pero la falla estuvo en que la entidad no quiso comunicarse. La misma entidad lo aclaró.

Interlocutor: ¿A la parte encarnada de K. A. yo la puedo ayudar en algo?

Ruanel: En un 10 %, pero siempre que se disponga a favor. Lo que sucede es que tanto el 10 % encarnado como el 90 % espiritual arrastran problemas por separado. Ambas partes han tenido muchos problemas con el entorno. La parte espiritual, por ejemplo, está recluida y no se quiere comunicar con nadie, e incluso rechaza la ayuda de los Maestros de Luz.

Interlocutor: ¿Esta reticencia se podrá vencer?

Ruanel: ¡Por supuesto que se puede vencer! Lo importante es cooperar con todas las técnicas posibles, tanto desde el punto de vista físico como del espiritual, en este caso, Psicoauditación, a la que se podrá agregar Psicointegración, por lo menos al Thetán.

Interlocutor: ¿Habría algo más para agregar, Maestro?

Ruanel: Sólo que cuando la entidad espiritual no se presta no resulta conveniente forzarla. Tu ansiedad hizo que no te dieras cuenta de que la estabas presionando demasiado y entonces eso resulta contraproducente. Infinidad de veces dijo que quería retirarse. No te puedo decir cuántas veces con exactitud porque en este momento estoy con un seudópodo de mi parte espiritual aquí y estoy aparte en otro plano solucionando algunos temas, entonces no tengo la atención completa. No creo que hayan sido menos de cinco veces los pedidos de retirarse.

Interlocutor: Realmente lo siento porque no sabía que eso también había que tenerlo en cuenta.

Ruanel: Voy a ir más lejos, y tómalo bien porque al haber ignorancia no hay culpa, pero la entidad espiritual es como que se sintió como presionada y hasta agredida.

Interlocutor: ¿Pero no podía simplemente retirarse y ya está?

Ruanel: Sí, porque no hay fuerza que la pueda aprisionar por el libre albedrío divino. Un espíritu puede fácilmente liberarse del lazo de la mediumnidad. Pero como hay una cuestión de ética se sintió tan alevosamente presionada que terminó sintiéndose agredida. Se sintió como que no la dejaban ir.

Interlocutor: Lo que sucede es que en otra oportunidad que se comunicó estuvo muy accesible.

Ruanel: No es que haya estado accesible. Pidió ayuda. Contó lo que le pasaba y pidió ayuda. Y hoy es como que estaba en rebeldía, no porque la persona sea rebelde a nivel espiritual, sino porque había recuerdos de ataques, de vejaciones. Es una entidad que ha sufrido mucho y hay que ayudarla con mucha cautela.

Interlocutor: Entiendo.

Ruanel: En vuestro plano físico, una niña de 13 años que es violada y de repente la maneja un terapeuta masculino que le dice: "Mira, cuéntame lo que te hicieron pero siéntate a upa". ¿Qué puede pensar esa criatura de 13 años?

Interlocutor: ¡Obvio!

Ruanel: Se va a sentir como horrorizada, como que en cualquier momento van a intentar violarla otra vez.

Interlocutor: ¿Estamos hablando de vidas anteriores?

Ruanel: Estamos hablando de vidas anteriores y de muchas otras cosas. K. A. es alguien que ha sufrido violaciones de hecho, siendo criatura, ha sufrido presiones, su propio padre la ha violado en numerosas ocasiones en una vida anterior.

Interlocutor: ¿Es cierto que el Karma reúne siempre a las mismas personas o a las mismas familias para eliminarlo?

Ruanel: No, no es exactamente así. A veces se vinculan, otra veces se cruzan, y veces los miembros de una familia no tienen nada en común con los miembros de familias de vidas anteriores.

Interlocutor: ¿Entonces no existe esa regla de la que muchos libros hablan, es decir que todos los de un entorno vuelven a nacer en la misma familia?

Ruanel: No, no, eso es una teoría absurda. El Karma es algo muy sutil y no funciona así. A veces nos dan a elegir miembros de una familia a la que le debemos karmáticamente algo y nosotros optamos. No se nos impone. Cuando hablo de "deber" no tienes que interpretarlo literalmente porque no existen los lazos o las obligaciones kármicas.

Interlocutor: Está claro, Maestro. ¿Qué posibilidades tengo de tener éxito con K. A.?

Ruanel: Todas, las tiene todas. Por otra parte, hay Maestros apoyando esta Psicoauditación. Además de yo mismo está Johnakan. Lo importante es tener en cuenta que K. A. ha sido una víctima, y a causa de las cosas que le han hecho en vidas anteriores trajo unas negatividades vibracionales tan grandes que desestabilizó por completo al receptáculo.

Y para que puedas evaluar lo fuerte que fue esa negatividad, piensa que desestabilizó a alguien como este receptáculo capaz de soportar el voltaje de una Energía del nivel 7.

Esa negatividad recibida por el receptáculo es algo similar al caso de que tú ampares a un enfermo y te transmita el virus de su enfermedad. El enfermo no tiene culpa alguna.

Bueno, en este caso es como que dejó virus de vibración negativa y afectó al receptáculo en demasía. Por eso no era prudente continuar con la mediumnidad y dejar que la entidad partiera.

Interlocutor: Lo entiendo perfectamente. ¿Es importante que la parte física de K. A. escuche esta grabación o sería contraproducente?

Ruanel: Es muy importante que la escuche completa, pero dándole a entender que ella no tiene culpa de nada en absoluto, sino que fue víctima, tanto en ésta como en anteriores vidas, de distintos ataques físicos y morales y de que si arrastra indirectamente influencias negativas queda absolutamente libre de culpa. Que eso lo entienda, porque si no se va a sentir más agredida y es todo lo contrario, porque lo que ustedes están buscando es sacarla de engramas.

Pero para sacarla de engramas, un 50 % es la Psicoauditación y el otro 50 % la actitud del entorno para con ella.

Es impresionante la fuerza que está haciendo el receptáculo para resistir, pero ya está muy desestabilizado y es conveniente que me retire. Les mando toda mi Luz.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

 

SESIÓN DEL 13/08/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., Thetán de . (en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador), y Ruanel, thetán de Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

PRIMERA PARTE

 

Auditor: ¿K. A.?

Auditado: Sí, soy yo.

Auditor: Te saludo. ¿Cómo has estado?

Auditado: Mejor que antes. Veo como luces, y he descubierto de donde son, algo que ya presuponía. Yo te comentaba la vez pasada que hay muchos espíritus de Luz que buscan ayudarme, y es como que el otro día yo quería estar en soledad, porque sentía que no había una preparación suficiente como para hablar tanto.

Las personas encarnadas creen que tienen el monopolio del desánimo, el monopolio de la depresión -esto me lo están dictando en estos momentos los espíritus de Luz- y no es así, porque en los planos 2 y 3 la mayoría de los espíritus estamos con depresión a causa de las ansias de poder frustradas. La mayoría de los espíritus, el 99 %, no lograr ese poder, no logran dominar, y eso provoca tremendo desaliento.

Esto es lógico, porque hay millones de espíritus y solamente unos pocos tienen el mando de las legiones. Entonces el resto, al ser relegado queda desanimado porque hay luchas de poder permanentemente.

Aparte. ¿haz escuchado hablar alguna vez de las llamadas "intrigas palaciegas"?

Auditor: Sí, por supuesto.

Auditado: Bien, en los planos 2 y 3 -insisto en que esto me lo están dictando-, hay infinidad de intrigas, y esto también desarmoniza a los espíritus y provoca el desánimo.

De repente viene una legión y su jefe no ha logrado éxitos de dominio durante dos o tres meses terrenales -digo "terrenales" porque en los planos espirituales no hay días ni meses ni años, sólo hay "tiempo", y si bien no envejecemos el tiempo corre: un día para ustedes es un día para nosotros, es decir, si yo me ausento y cuando vuelvo en el plano físico transcurrió un día, en el plano espiritual también transcurrió un día-, ¿qué ocurre entonces?, pues otros espíritus lo tratan de tirar abajo, lo tratan de voltear, le quitan el poder y otro lo sustituye y toma el mando. Hay choques permanentes de espíritus.

Auditor: Entiendo.

Auditado: Hay espíritus que se pulverizan. Hay una escuela espiritual en el plano físico que afirma que los espíritus pulverizados forman los minerales.

Auditor: Supongo que es un disparate.

Auditado: Sí, porque así como no hay fuego eterno, por lógica tampoco puede haber partículas de espíritus condenados eternamente a permanecer en un estado mineral. Todo puede ser revertido.

Auditor: ¿Qué sucede, entonces?

Auditado: Ese espíritu, con esas partículas espirituales, con su conciencia partida, después vuelve a tomar conciencia y vuelve a unificarse. Aquí Johnakan y Ruanel me dictan que de la misma forma no existe la condena eterna para el mago negro, sino la transmutación.

Entonces, si hay centenares de espíritus del Error por un lado y centenares de espíritus del Error por el otro, y chocan en bandas para tomar el poder, esos espíritus se pulverizan, se hacen como una especie de polvo material, similar a los restos pulverizados de los edificios que se destruyen con una bola de acero.

Auditor: Está claro. ¿Pero qué pasa con la conciencia?

Auditado: La conciencia se disgrega, pero después se vuelve a unir porque en los planos espirituales no existe la entropía que hay en el plano físico, y todo vuelve a cómo era antes.

Auditor: Entiendo. De acuerdo a la ley de entropía, en el plano físico lo que se destruye no puede volver a armarse tal como estaba antes.

Auditado: Correcto. Me dicta Oppenheimer.

Auditor: ¿Te refieres a Julius Robert Oppenheimer, conocido como "el padre de la bomba atómica"?

Auditado: Así es. Me dice que en el plano físico, cuando por ejemplo se vuelca un frasco de perfume, ese perfume es prácticamente imposible que vuelva a su forma anterior. De acuerdo a la ley de entropía es más fácil deshacer que construir.

Esto no ocurre en el mundo espiritual porque el espíritu no se puede destruir. Esto no significa que no se pueda destruir porque somos superiores, sino que no se puede destruir porque el mismo Absoluto decidió que así fuera.

Auditor: Está claro.

Auditado: Las personas encarnadas le dan muchas vueltas a la cosa y tratan de encontrar soluciones complicadas y la respuesta es más sencilla. Y la verdad es que por ahora no somos dioses, y tenemos que evolucionar, pero tampoco nos destruimos.

Auditor: ¿Tú percibes de alguna manera a Dios en tu plano?

Auditado: Yo percibo a los espíritus de Luz, que los tengo constantemente conmigo. Es como que mis ojos, porque de alguna manera veo, veo de manera distinta a como ven ustedes en el plano físico pero veo. Yo también tengo imágenes en mi mundo. Veo a los espíritus como luces, y si me esfuerzo los veo con su última envoltura.

Auditor: ¿Su última envoltura?... No entiendo.

Auditado: Claro. Supongamos que tú estás de traje y desencarnas en ese momento, bueno, tu parte de aura puede aparecer con tu última envoltura. Así les aparecen a los seres humanos encarnados los que ellos llaman "fantasmas". Somos nosotros con nuestra última envoltura. Estando desencarnados, me refiero.

Auditor: Te hago una pregunta que me surge en este momento: ¿Tú lo conocías a Ruanelon desde antes que se comunicara con nosotros?

Auditado: Sí, lo conocía de una vida anterior. No colaboré con él, pero he sido su discípula, he estudiado técnicas inclusive anteriores a Dianética y a la Psicointegración de Johnakan.

Ellos han trabajado en el plano espiritual 5º con estas ciencias antes de desarrollarlas en el plano físico. Han practicado y viendo su funcionamiento auditando a espíritus del Error de los niveles 2 y 3.

Auditor: ¿Aun estando desencarnados?

Auditado: Sí, porque Johnakan y Ruanel ya se conocían. Lo que ocurre es que Ruanel encarnó antes que Johnakan y por eso se desarrolló Dianética antes que Psicointegración.

Auditor: ¿Tú alguna vez fuiste auditado con Dianética o con Psicointegración en el plano espiritual?

Auditado: No, nunca.

Auditor: ¿Hubo alguna razón especial?

Auditado: Sí, estuve muchos años, incluso antes de estar encarnada actualmente. Y ahora hablo en femenino por el hecho de que hablo de mi encarnación actual como mujer. En nuestro plano evito el decir "encarnado" o "encarnada", o sea el femenino o el masculino, porque el sexo no existe. Por ejemplo, no digo "estoy sola" o "estoy solo", sino "estoy en soledad". ¿Has notado este detalle?

Auditor: Sí, lo he notado, por supuesto.

Auditado: En nuestro plano existe la comunión espiritual de las almas.

Auditor: Esto está claro. ¿Hay alguna comunión espiritual con Radael, es decir, mi Thetán?

Auditado: Con Radael tenemos algunas desavenencias, porque en el fondo yo tengo una mayor serenidad. Yo reconozco tu altruismo, y muchísimas veces has descendido a los planos 2 y 3 a cooperar. No cooperas de la manera que a mí me gusta, porque yo muchas veces he cooperado enseñando, explicando que no tiene que haber conflictos de guerras, de rebeliones, y me han atacado. En cambio tú lo haces de una manera distinta. Lo que haces es animar, de la misma forma que lo hacen los animadores de fiestas infantiles en el plano físico. Entretienes, diviertes, y con esta técnica has pasado a espíritus del Error a los planos de Luz. ¡No lo puedo creer!. Has logrado con facilidad conversiones que a los Maestros de Luz del 5º plano de la talla del Maestro Jesús les ha costado horrores. Y el método que usas es válido, por supuesto.

Auditor: ¿Has hecho últimamente alguna misión tú y Radael juntos?

Auditado: Justamente hoy, por primera vez, hicimos una misión juntos. Tú descendiste desde el plano 4 al plano 2, algo que por otra parte haces casi permanentemente, y yo he venido desde el plano 3 al plano 2 a hablar con jefes espirituales del Error que estaban encabezando una rebelión para luchar con espíritus del Error del plano espiritual 2 de Alfa Centauro. Ellos veían como una flaqueza en ese frente y querían apoderarse de esa legión, compuesta de alrededor de 5000 espíritus que estaban como debilitados para pasarlos a las hordas de ellos.

Entonces los dos les preguntamos al jefe, llamado Ron-Cazar, sobre por qué lo hacían y la respuesta fue que para obtener más poder. Y entonces les dijimos ¿y después qué?¿Y la posibilidad de ascender a la Luz?

Y nos contestó que para ellos la posibilidad de ascender era a través del dominio, porque si nosotros llegamos a ser jefes de legiones de 100.000 espíritus, automáticamente los otros se transforman en nuestros subordinados.

Lo que ocurre es que en los planos del Error 2 y 3 hay leyes, y cuando un determinado espíritu domina a muchísimos otros espíritus, de la misma forma que sucede en las cárceles del plano físico, se transforma en "capo" y lo otros presos lo sirven y le rinden pleitesía.

Auditor: Entiendo perfectamente el punto.

Auditado: En el plano espiritual quien más domina mayor cantidad de espíritus tiene a su disposición. Hay espíritus tan serviles -remarco serviles y no serviciales- que se dejan chupar energía por esos jefes con tal de tener su favor el día de mañana y poder a su vez chupar energías a otros a quienes a su vez someterán, a quienes avasallarán.

Auditor: Realmente no me imaginaba algo así.

Auditado: Es impresionante los tejes y manejes del mundo espiritual, por eso antes había hablado de las "intrigas palaciegas", y de como los espíritus se someten para quedar bien con los altos jerarcas.

Auditor: ¿Ustedes lograron algún éxito con ellos?

Auditado: No, no pudimos frenar finalmente el combate, pero por lo menos logramos demorarlo un tiempo y hacer que lo piensen, lo que significa que en algún momento del futuro llegará su fruto.

Auditor: Volviendo al tema de la auditación, ¿esta plática tuya está influyendo de alguna manera en tu parte física?

Auditado: Sí, porque es auditación. Todo lo que yo hablo es auditación y al repasar esos incidentes libero engramas. Ruanel en este momento me está dando su aprobación. Yo tenía dos opciones, hablar de lo que hago, como lo estoy haciendo, o retornar a incidentes dolorosos y repasarlos. Pero en esta sesión considero importante relatar las obras buenas que estamos haciendo porque no dejan de ser analíticas, y al ser analítica levantan el ánimo y liberan paulatinamente carga y al mismo tiempo la mente consciente se hace más fuerte mientras que la mente reactiva se va debilitando y tiene menos poder de reacción.

Auditor: ¿Con esta auditación podrías pasar al plano 4? Supongo que esto se lo preguntarás a Ruanel.

Auditado: No, no creo que porque un espíritu tenga la mente limpia pueda ascender al plano superior ya que eso sería muy injusto. Se asciende por mérito, por obra. Aquí no se compran "favores", esto quiero aclararlo bien, pero de alguna manera los Maestros de Luz intercedieron por mí.

Quiero aclarar también que tu Thetán Radael en la última encarnación hizo muchas cosas buenas y en este momento estás haciendo obra permanentemente.

No es algo ortodoxo lo que estás haciendo, porque es algo completamente distinto.Salvando las distancias, es algo similar a lo que los artistas de la Segunda Guerra Mundial hacían entreteniendo y aleccionando a las tropas en el frente de batalla.

Auditor: Una cosa que quería hacer notar es la tremenda diferencia entre tú, como espíritu, y tu parte encarnada, en cuanto a conocimiento.

Auditado: Pero es una cosa lógica, porque yo soy el 90 % y la parte encarnada es el solamente el 10 %... Aunque somos lo mismo, yo tengo más discernimiento. Pero recalco que somos lo mismo, como Radael eres tú, como Johnakan es este receptáculo.

Auditor: Lo que ocurre es que en al plano físico es casi imposible encontrar a personas para hablar de estos temas. Salvo por el profesor Jorge Olguín no he encontrado a nadie hasta ahora.

Auditado: No hay que subestimar el 10 % de las personas encarnadas. Hay una señora, por ejemplo, que Jorge conoce, que hace sesiones espirituales y donde los participantes pueden llevar cámaras de fotos, de 400 asas, y fotografiar a las entidades angélicas, en forma de luces, que se presenten.

No es que esta persona tenga más poder de comunicación que otras, sino que ella se especializó en esto y al poner toda su energía en ello puede, con permiso del Logos, obtener que esos ángeles "muestren" su energía en el plano físico.

Auditor: Ya entiendo a donde apuntas. Yo no puedo subestimar a otras personas por su desconocimiento de las cosas que yo conozco porque yo, a mi vez, no puedo hacer lo que otras personas hacen.

Auditado: Correcto. Cada uno en lo suyo.

Auditor: Entendí perfectamente el punto.Ahora quería preguntarte por un problema que tiene tu parte física en el brazo izquierdo, que tiene tremendas puntadas.

Auditado: Hay una herida muy grande, un cambio de vibración muy grande en el aura que se psicosomatizó en la parte física. El 50 % de la parte psicosomática viene por agresiones verbales, viene por agresiones de modo. Hay tres tipos de agresiones: las físicas, las verbales y las de modo.

Las agresiones de modo son las agresiones de actitud: ignorancia, es decir, dejar de lado, desprecio, falta de formalidad, impuntualidad, no tener en cuenta, no importar.

Auditor: ¿A qué te estás refiriendo concretamente?

Auditado: A lo que el entorno le está haciendo a mi 10 %.

Auditor: Ahora está claro. Continúa.

Auditado: Es decir que las agresiones "de modo" son las agresiones de actitudes: olvidos, voluntarios o involuntarios. Los olvidos involuntarios no dejan de ser voluntarios. No hay olvido involuntario de un cumpleaños, por ejemplo. Si yo estoy pendiente de una persona no tengo olvidos.

Auditor: Está clarísimo.

Auditado: Mi 10 % eso lo "traga", lo asume, y lo vuelca a lastimar su aura, y al lastimar su aura también afecta a la parte física, mi parte física.

Auditor: ¿El origen entonces es áurico?

Auditado: Áurico-engrámico.

Auditor: Claro, me olvidé de la parte engrámica.

Auditado: Porque reconozcamos que los engramas afectan a la parte física.

Auditor: Sí, por supuesto. Siendo engramas entonces podrían ser auditados.

Auditado: ¡Lo estamos haciendo en este momento! Todo lo que yo estoy diciendo ahora es auditación que se refleja benéficamente en mi parte física.

Auditor: Bien, estabas hablando de la agresión de modo.

Auditado: La agresión de modo es la que más duele, porque. Esto es importante que quede escrito porque este Servicio que yo presto con este mensaje me ayudará a elevarme nuevamente al plano 4. Digo que la agresión de modo es la que más duele porque son los desplantes, la "cara de traste", tú me entiendes. Imagínate a dos personas en una habitación donde una de ellas, con cara de pocos amigos, ignorara a la otra olímpicamente como si no existiera, o le hiciera desplantes, o la dejara de lado, o le diera respuestas insultantes o injuriosas o fuera de contexto, del tipo "¿y tú ignoras algo tan sencillo que hasta un niño sabe?".

Auditor: Entiendo.

Auditado: Bueno, esas son agresiones de modo mezcladas con agresiones verbales.

Auditor: ¿Y esas agresiones las psicomatiza tu parte física?

Auditado: Psicomatiza mucho y me crea engramas permanentemente. Yo no sé defenderme y tengo la pésima costumbre de que no acuso recibo como corresponde, es decir, sin involucrarme, sino todo lo contrario.

Normalmente, el que audita y acusa recibo -y esto me lo está dictando Ruanel- acusa recibo del auditado pero no absorbe el problema. En cambio yo, como soy el damnificado, acuso recibo y ese recibo me queda. ¿Se entiende lo que quiero decir?

Auditor: Perfectamente.

Auditado: Entonces, acuso recibo de la otra parte y es como que el engrama de la otra parte, que al descargarse zafa, se me viene a mí. Es como que de alguna forma heredo engramas tuyos.

Auditor: ¿Sería algo así como una transferencia de engramas?

Auditado: Correcto, a lo que habría que agregar que tú sales bien parado y me lo implantas a mí.

Auditor: ¿Soy el único responsable?

Auditado: No, porque a través de mi existencia física he recibido muchos ataques psíquicos de otras personas. En otras épocas tú te comunicabas con otros médium y han intentado separarnos. En la parte física, se entiende. A mi parte encarnada la han atacado psíquicamente para que no te molestara. Ellos entendían que yo perturbaba, pero lo hacía inconscientemente para protegerte y para protegerme.

Tengo entendido, desde mi humilde punto de vista espiritual, que esos médium te han engañado en muchas ocasiones.

Auditor: Lo reconozco, pero me justifico en que aún no era experto en estas cuestiones. Además, tu parte encarnada me lo advertía constantemente.

Auditado: Lo que ocurre es que mi parte encarnada dudaba, no tenía la certeza absoluta y tiraba el anzuelo, para decirlo de alguna manera, para ver qué es lo que pescaba.

Auditor: ¿Algo así como para sacar de mentira verdad?

Auditado: Claro, era algo así. Esos médium han hecho contra mi parte física lo que ustedes llaman "trabajos".

Auditor: Realmente me asombra que hayan usado su tiempo para algo así.

Auditado: Y también lo han hecho contigo.

Auditor: Está bien. No quisiera apartarme de lo que me estabas explicando. Habías hablado de agresión de modo.

Auditado: Y también de agresión verbal y de agresión física.

Auditor: No recuerdo haber tenido con tu parte encarnada agresiones físicas.

Auditado: Físicas no, pero verbales sí.

Auditor: Lo reconozco. En esa época no me callaba nada.

Auditado: Las agresiones verbales no es que solamente quedan en el inconsciente neuronal, porque el engrama, a pesar de lo que dice Dianética, queda en realidad en cada átomo del organismo físico. Digamos que todo el organismo físico es un engrama en determinado momento. Digamos como que sí, que la mente reactiva está compuesta por las neuronas, pero no hay que olvidarse que todos los seres encarnados tenemos un campo áurico y ese campo áurico está conectado, está interconectado. Por ejemplo, yo tengo las células del codo engrámicas.

Auditor: Bueno, todo esto está claro. Si estás de acuerdo quisiera terminar la sesión aquí para retomarla la próxima la próxima vez. Lo que ocurre es que estoy notando una falla en el grabador y no quisiera que nada de la sesión se pierda.

Auditado: Está bien, me retiro.

Auditor: Hasta luego, K. A., y hasta la próxima.

 

 

SESIÓN DEL 17/08/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., Thetán de. (en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador) y Ruanel, thetán de Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

PRIMERA PARTE

 

Auditor: ¿Eres tú, K. A.?

Auditado: Sí, estoy aquí.

Auditor: ¿Cómo estás?

Auditado: Bastante mejor.

Auditor: ¿Qué has estado haciendo en estos días.? En estos días terrestres, me refiero.

Auditado: Hacía tiempo que no ayudaba en obra, porque solía esconderme en una especie de rincón oscuro. No rincón con vértices como hay en el plano físico, pero sí es como que hubiera planos donde uno se pudiera esconder. Y bueno, he vuelto a colaborar contigo, con tu parte espiritual.

Auditor: ¿Con Radael?

Auditado: Así es.

Auditor: A ver si entiendo. Como tú estás en el plano 3 y mi parte espiritual en el plano 4, entonces mi parte espiritual desciende al plano 3 y desde allí descienden juntos al plano 2. ¿Es así?

Auditado: Sí, es así. En estos momentos estamos en el plano 2. Seguimos ayudando. No voy a decir las consabidas palabras "aunque no lo creas.", porque eso sería desacreditarte. Sé que lo crees. El ser humano tiene la mala costumbre de agregar a cada cosa que dice "aunque tú no lo creas", como descalificando de antemano porque no lo va a creer.

Auditor: Quizás hay algún engrama que impulsa a las personas a decir eso.

Auditado: Entiendo que sí. Me hace tanto bien el poder ayudar a gente en misión. Al decir "gente" uso un lenguaje encarnado. Me refiero a ayudar a distintos espíritus que quieren entrar en colisión con otros., cien contra cien, mil contra mil. Tratamos de disuadirlos, explicándoles que aunque esos mil dominen y sean dos mil y esos dos mil dominen y sean cuatro mil, ¿cuál es la diferencia, para qué tanta ansia de poder?

Entonces les preguntamos -hablo en plural porque también me refiero a ti en tu parte espiritual-, a veces aleccionados por los Maestros de Luz de los niveles 4 y 5, ¿cuál es la meta? Y a veces nos responden -Kazán, Berulén, Jordaz, seres del 2º o 3º nivel que tienen unas ansias de dominación tremenda- diciendo que la meta final es el poder.

-¿Y luego qué? -les preguntamos, y siguen insistiendo que el objetivo final es el poder mandar.

- ¿Pero para qué? -insistimos. Y entonces quedan dubitativos. O sea, todo esto que yo te estoy diciendo en 15 segundos, nosotros aquí, en el plano 2, tardamos a veces varios días del tiempo terrenal.

Auditor: Pero la pregunta mía es: ¿Acaso no hay engramas detrás de esos seres que los están impulsando a actuar así?

Auditado: Quisiera que esta pregunta se la formularas al Thetán de este receptáculo, Johnakan Ur-el, que se va a presentar luego.

Auditor: De acuerdo.

Auditado: Lo que yo quiero decir con respecto a mí. No es por egoísmo, pero quiero dar una explicación. Me hace tanto el ayudar, como la mejor auditación.

Auditor: ¿Por qué razón es así?

Auditado: Porque cuanto más uno ayuda al otro, más va tomando conciencia de que da, más se va disolviendo su ego y más se va integrando al resto -"integrando" es una palabra de Johnakan- entonces es como que los engramas se van diluyendo.

O sea, me hace tanto bien el cooperar que estoy tomando conciencia de que cada día soy más útil a los demás -uso el lenguaje terrestre al decir "cada día"- y eso me hace bien.

Auditor: La pregunta concreta que quiero hacerte es: ¿Cómo o por qué razón en particular tú estás teniendo acceso a esta auditación? Lo pregunto porque Psicoauditación es algo de carácter absolutamente excepcional, por lo menos por ahora.

Auditado: La respuesta es tan obvia que hasta puede parecer tonta. De alguna manera, y para utilizar una palabra de Johnakan, me "intencionaron" y aquí estoy. Y a otros espíritus no lo intencionaron y no están aquí.

Auditor: ¿Es así de simple?

Auditado: No hay que buscarle explicaciones extrañas o retorcidas. Como dice muchas veces Ron Hubbard, "hay cosas que son porque son".

Auditor: Entiendo.

Auditado: No hay que buscar la razón de por qué uno tiene más prioridades que otro. Tal vez el libre albedrío que da dios a todos los seres permite que unos reciban auditación y otros no.

Auditor: Creo que de alguna manera está respondida mi pregunta. Otra cuestión que me interesaría saber es si en el plano de ustedes también hay auditaciones o solamente la auditación es un sistema del plano físico.

Auditado: En nuestro plano también hay ayuda de Psicoauditación y también de Dianética, Cienciología y Psicointegración. Todas estas ciencias fueron ya desarrolladas en el plano espiritual por los Maestros Hubbard y Johnakan.

Auditor: ¿Están junto a ti?

Auditado: Sí, están.

Auditor:¿Mi Thetán también está?

Auditado: Sí, también está.

Auditor: Perfecto. Vamos a ir ahora directamente a Psicoauditación, salvo que quieras decir algo antes de comenzar.

Auditado: Hay algo muy importante. Mi parte física es muy endeble y muy sensible a opiniones de terceras personas. Por lo tanto, cualquier frase dubitativa de otros la pueden manipular. La parte exacta no sería "manipular".

Auditor: ¿Sería mejor decir "sugestionar"?

Auditado: Sí, porque en la parte física tengo mucho amor propio y puedo retrucar con un "a mi no me manipula nadie". La frase, entonces, no es manipular, sino más bien sugerir, sugestionar, influir sutilmente.

Auditor: Entiendo.

Auditado: Si yo soy un ser de Luz -hablo en términos de suposición- y tengo claras mis ideas, nada y nadie va a sugerirme o influenciarme para que yo piense algo que sé que no es.

Auditor: Yo también añadiría a lo tuyo, que está muy claro, otra interpretación, y es que cuando uno no está bien, cuando le duele la cabeza, cuando tiene dolores por todo el cuerpo, o está muy cansado o agotado, hay un impulso, una tendencia, diría casi natural, a causa de ese estado, de echarle la culpa al otro, específicamente a las entidades espirituales que no ayudan. Estoy hablando por mí mismo en este momento.

Auditado: Esa es una idea totalmente errónea.

Auditor: Sí, ya sé que es errónea.

Auditado: ¿Puedo hacer un juego de palabras? Esto que voy a decir ahora me lo dicta Johnakan Ur-el del 6º nivel del 5º nivel, "el ser de Luz es Servidor" -esto es un juego de palabras, quiero que quede claro- y no un sirviente. Ésta es la respuesta.

Con esto quiero decir que el ser de Luz está a disposición de todo ser encarnado, pero no es que el ser encarnado chasquee los dedos y ya el ser de Luz tenga que estar allí. Si esto fuera así se trastrocarían los roles.

Que no se piense que el ser de Luz es un lustrabotas o un recolector de residuos, y digo esto simplemente como ejemplo y sin desmedro por estos dignos servidores públicos.

El ser de Luz no está a disposición de ustedes para que al primer chasquido de dedos aparezcan y le lustren el calzado o le recojan la basura.

No es tan así como algunos dicen: "Me duele tal cosa. ¿por qué no vienen a ayudarme?" o "tengo los zapatos sucios, límpienmelos" o "tengo basura, vengan a recogerla". No, no es así.

Auditor: Bueno, pero lamentablemente es como muchos piensan. y también me incluyo.

Auditado: Me parece una falta de respeto para el ser de Luz confundir Servicio con servidumbre. Voy a aprovechar esta oportunidad para decir que hay escuelas metafísicas que ya se pasan de listos, porque es como que creen que a espíritus de la altura de Jesús, de la altura de Siddharta, de la altura de Ketter, a quien ustedes llaman "El anciano de los días", no se los debe convocar por tonterías porque las iras de aquellos van a ser enormes.

¿Convocar al Arcángel Gabriel?, ¡por favor, exclaman, ni se les ocurra convocarlo! Ya es como que lo ponen a la altura del Absoluto. No es tan así. Tampoco, y en el otro extremo, es que yo de repente me voy a encontrar con Jesús y le voy a decir -voy a hablar en el idioma de ustedes-: "¡Ché, qué hacés", y lo palmeo. Hay que tener determinado respeto, pero un cosa es tener un respeto lógico y otra cosa es tener un temor irracional a convocar a estas entidades.

Auditor: ¿Es decir que hay que obrar con equilibrio? ¿Esto es lo que quieres decir?

Auditado: ¡Por supuesto! El equilibrio es lo que le falta a esas escuelas. De repente, para algunas escuelas, la entidad de Luz es el sirviente que tiene que venir para cuando al encarnado le duele la espalda, y para otras escuelas, "¡guay, que no se te ocurra, porque es una entidad de 7º nivel, cómo va a venir aquí por esa tontería!".

Es decir, yo me pregunto, ¿por qué siempre el ser humano encarnado se bandea?

Auditor: Por una sola razón, yo te lo digo. Porque cuando el ser encarnado sufre, y aquí abajo hay mucho sufrimiento y tú no lo ignoras, se pierde la noción del equilibrio.

Auditado: ¡Y empieza el egoísmo!

Auditor: Sí, empieza el egoísmo.Todo esto está muy claro, K. A.. ¿Podríamos empezar la auditación?

Auditado: Esto es auditación, porque todo esto que estoy diciendo no deja de ser Psicoauditación. Y te lo digo para que no pienses que estamos perdiendo el tiempo. Todo esto que estoy diciendo implica también descargar engramas. En este nivel, por lo menos para mí. No sé si a otras entidades les sucedería.

Yo estuve años, años, y años sin comunicación -a nivel del 3º plano-, como si estuviera en el plano -1, el de la Soledad. Pero era por mi gusto, porque tenía un rencor tan grande adentro. Porque todo el sufrimiento que yo sentía en el plano 1, es decir, el físico, lo asumía como que era todo culpa de los demás, y entonces -si se me permite una expresión física-, me enfunfurruñaba, me cruzaba de brazos, de unos brazos invisibles, obviamente, y me sentaba en un rincón inexistente, porque no hay rincones en mi nivel, y es como que daba la espalda, no hay espaldas en mi nivel -estoy jugando con las palabras-, y entonces no hablaba con nadie, ni transmitía telepáticamente y cerraba mi mente espiritual no permitiendo el acceso.

Y en este momento, el comunicarme permanentemente, el estar en misión con tu parte espiritual -ya sabes que es tu 90 %-, el haber ido en misión junto con Johnakan y Ruanel, el haber accedido ellos a llevarme en misión, e incluso el haber viajado a otros mundos, a otros planetas, me hizo super bien.

Aparte, ¡tengo una experiencia tan hermosa!... Me han llevado como a un chico al que un padre y una madre lo llevan de la mano mientras lo hamacan en el aire. Me han tomado, si se puede expresar así, de mi parte espiritual y me han llevado al plano 4.

Auditor: ¡Eso es lo que te iba a preguntar!

Auditado: Si tuviera ojos, hubiera sentido un tremendo destello y hubiera tenido que cerrarlos por el deslumbramiento, como si hubiera tenido el sol e frente. Luego me fui acostumbrando. No vi los colores como si se vieran reales, tampoco los vi como si fuera un negativo. Vi una serie de tonalidades verdes, más oscuras, más claras. En este momento las tengo en mi mente. Es como si tu rostro fuera de color carne y yo lo viera verde, como si viera un verde más clarito en tu cabello, un verde más oscuro en tus ojos, un verde un poquito más grisáceo en tu ropa, pero todo sobre tonalidades verdes.

O sea que mi visión espiritual del plano 3 no me dejaba ver los colores exactos del plano 4.

Auditor: Entiendo. ¿Te sentiste cómoda en el plano 4º, siendo que tú perteneces al nivel 3? ¿Hubieras querido permaneces en el plano 4º?

Auditado: No, no, sentía una especie de zumbido que me desestabilizaba. era demasiada la magnificencia. Es como que estuve un rato y después descendí.

Auditor: La pregunta viene al caso porque en una comunicación anterior se dijo que estabas en el nivel 4º. ¿Es así?

Auditado: Si, es así. No hace menos de tres o cuatro siglos, en términos terrenales, que eso sucedió.

Auditor: ¿Pero pertenecías al plano 4º?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Es decir que eras un Maestro de Luz del plano 4º y pasaste a ser un espíritu del Error del plano 3º?

Auditado: Sí, hubo un descenso.

Auditor: ¿Cuál fue la razón?

Auditado: Hubo una lucha de poderes. Yo en aquel entonces le eché la culpa a otras entidades Maestras y esto creó un engrama.

Auditor: Bien, vamos a repasar ese incidente.

Auditado: Había una tremenda propuesta de Luz.

Auditor: ¿Estamos hablando de cuando estabas en el plano 4º?

Auditado: Sí. Había otro Maestro de Luz, de nombre Orzozinel. En vida había sido un literato, un literato insignificante pero que gracias a él autores, quizás de la edad Media, copiaban su estilo y él lo permitía. Ayudó a muchos aldeanos de los distintos condados a leer y escribir e incluso a formarse espiritualmente.

Este ser, Orzozinel, jamás fue. ¿Cómo puedo explicarlo?...Jamás fue tomado en cuenta, jamás figuró en la historia. Sin embargo, fue un ser de Luz tan importante que, bueno, desencarnó y alcanzó el 4º nivel.

¿En qué hemos tenido choques? En los distintos puntos de vista al organizar las cosas.

Auditor: ¿Tú estabas en el mismo nivel que este ser de Luz?

Auditado: Así es, estábamos en el mismo nivel. Lo que sucede es que veíamos las cosas de manera distinta. Él era un ser que quería bajar al nivel 2 y organizar allí lo mismo que hacía en el plano físico, es decir, brindar ayuda, y lo que yo quería hacer era una convocatoria, no para ayudar solamente aquí sino también en otros planetas, en otros planetas. Quería formar algo así como una especie de grupo pero en el nivel de Luz, como para organizarnos de modo que cada uno se ocupe de una cosa, y él decía que todos somos obreros, que no tenemos que tener soberbia.

En ese momento yo dije que lo mío no era soberbia, que lo que quería formar era como una especie de "sindicato", como para que cada uno se ocupe de una cosa.

Auditor: ¿Y Orzozinel quería ocuparse sólo del 2º nivel?

Auditado: Así es, como para que no entren en crisis de ego, en ansias de poder. Orzozinel sostenía que todos teníamos que ocuparnos de todo y no de una sola cosa cada uno.

Yo le respondía que no, porque así era mucha desorganización. En un momento dado me causó tanta indignación su tesitura, que a mí me pareció necia, que me dirigí a otros Maestros de Luz tratando -voy a utilizar una frase del plano físico- de "llenarles la cabeza" en su contra.

Los Maestros de Luz se apenaron mucho diciendo que lo que yo estaba haciendo era hablar a espaldas de él -siempre estoy hablando en el lenguaje del plano físico- y me indignó más que no me entendieran.

Digamos que lo que yo quería era ganar tiempo. No me entendieron, y entonces es como que me rebelé. Al rebelarme, automáticamente sentí como que mi cuerpo pesaba -estoy hablando de mi cuerpo espiritual- y de repente desaparecí, como que me fui a una negrura total.

Auditor: ¿Podrías explicar mejor esa sensación?

Auditado: Voy a tratar. Cuando tú entras a un cine, no ves nada. El acomodador te ubica en el asiento y tú estás como ciego. Y a los cinco minutos tu vista comienza a acostumbrarse a la oscuridad, miras a los costados y entonces empiezas a divisar a la gente sentada en otras butacas.

Auditor: Entiendo perfectamente porque ésa es la sensación exacta que se tiene.

Auditado: Cuando yo desaparecí del plano 4 me fui a una total negrura.

Auditor: A donde nadie te envió, en realidad. ¿Es así?

Auditado: Así es, nadie me envió. Como mi cuerpo -espiritual se entiende- pesaba porque se había densificado, entonces descendí por propia gravitación.

Auditor: ¿Qué sucedió entonces?

Auditado: Como a los cinco minutos de mi espacio tiempo de repente empiezo a ver seres, empiezo a ver seres déspotas. Entonces me digo: ¿En qué lugar estoy?

-Éste es el nivel 3, ¿dónde más vas a estar? -me responde uno con ironía. Me quería, utilizando una expresión muy ilustrativa del plano físico, realmente "morir".

Auditor: ¿Pero porque no ascendiste de inmediato?

Auditado: Porque mi indignación y mi rebeldía eran tal que me densificaba y me impedía elevarme.Entonces empecé a echar culpas. Creo que también lo hago ahora en el plano físico. Le echo las culpas a Orzozinel, al Maestro Erluj, al Maestro Antás, es decir, a todos Maestros de Luz a los que hacía responsables de conspirar en mi contra.

Auditor: ¿Pensaste realmente que se trataba de una conspiración en tu contra?

Auditado: Así es, pensé que directamente se quisieron deshacer de mí porque yo quería tener ideas innovadoras, y como esas ideas innovadoras no fueron aceptadas por ellos, automáticamente se habían confabulado en mi contra y me enviaron al nivel 3º.

Auditor: ¿Te diste cuenta pronto de que no era así?

Auditado: ¡Tardé siglos -terrenales- en darme cuenta de que no había sido así! Así como ustedes dicen que "no hay peor ciego que el que no quiere ver y no hay peor sordo que el que no quiere oír", yo no quise ver ni oír. Me fui dando cuenta con el tiempo.

Auditor: ¿Entonces, el descender de nivel, por ejemplo del 4º al 3º, no es cómo andar en bicicleta, que uno nunca se olvida, y que puede volver a montarla en cualquier momento sin problemas, incluso aunque hubiera transcurrido mucho tiempo?

Auditado: No, no es lo mismo. ¡Átate los ojos con una venda durante 24 horas y luego sácatela y sale a un sol radiante a ver qué pasa!

Auditor: Entendí perfectamente el punto. Obviamente no lo soportaría.

Auditado: E incluso los del 4º nivel, si llegan a ascender de golpe al 5º nivel se encandilarían, pero no con luz verde sino con luz blanca. Estoy hablando de luz espiritual, por supuesto.

Auditor: ¿Y del 5º plano al 6º sucede lo mismo?

Auditado: No, en este caso no. En este momento me está dictando Johnakan. Si por ejemplo los espíritus del 5º nivel, como Jesús, Johnakan, Hubbard, o cualquier otro pasan al nivel 6ª no sienten ninguna diferencia porque ambos planos tienen el mismo nivel vibratorio. Simplemente son planos de vibración similar donde en uno están las entidades espirituales y en el otro las entidades angélicas.

Auditor: Entiendo.

Auditado: No es que el nivel angélico sea superior al nivel de Luz, por ejemplo de Jesús. Jesús puede estar perfectamente en el nivel 6º.

Auditor: Salvando las distancias, por supuesto, ¿sería como si en un edificio hubiera dos oficinas en el mismo piso?

Auditado: Algo así. Hay nivel 5 y nivel 6 porque en cada uno habitan distintas entidades, pero nada más. Aparte, son distintas conformaciones de vibraciones. Aclaro, como de pasada, utilizo un modismo de ustedes, que hay ángeles que encarnan en misión y que incluso, a pesar de su altísimo nivel, pueden ser atacados por el ego.

Auditor: Volviendo al tema, ¿más allá de la rebeldía que te hizo descender de plano, también estabas equivocada en el planteo?

Auditado: No, en el planteo yo tenía razón. Incluso finalmente se organizó cómo yo decía y quedó la idea de que fui yo quien lo organizó, aunque ya no estaba en ese nivel. ¿Pero qué fue lo que hice de malo? Fue que yo traté de imponer. Y como dice Johnakan, "ni el amor ni las ideas se imponen sino se proponen". Y como dice, a su vez, Jesús, "el que tiene oídos para oír, que oiga"

Auditor: Entiendo. libre albedrío. Ahora quería pasar a conversar respecto a tu parte física, que está muy caída.

Auditado: Mi parte espiritual, en este momento, está muy distanciada de mi parte física, porque mi parte encarnada es como que ha tomado una postura más dura que antes no tenía.

Auditor: ¿Cómo puede ser eso?

Auditado: Es como que las auditaciones al Thetán -es decir a mí- no están dando el mismo resultado que dieron cuando tú auditaste a tu propio Thetán, porque en el caso tuyo, tú y tu Thetán tienen una mediana comunicación.

En cambio yo, como Thetán, y mi parte encarnada, estamos en desacuerdo. El necio se preguntaría respecto a cómo es posible que disientan si son el mismo espíritu.

Auditor: Obviamente.

Auditado: Mi respuesta es que son y no son lo mismo. Hasta que mi Yo Inferior, es decir, mi parte encarnada, no tome conciencia de su Yo Central. El Yo Inferior tiene un Yo central -esto me lo está dictando Johnakan- y tiene un montón de roles de distintos egos: el "yo víctima", el "yo pobre de mí", el "yo inquisidor". Esto también está en el libro "La Novena Revelación".

Para que mi parte encarnada llegue a tener una incidencia total conmigo, primero los distintos roles tienen que tomar contacto con esa conciencia central; segundo, esa conciencia central tiene que tomar contacto conmigo.

Este contacto conmigo tiene que ser recíproco, un ida y vuelta. Hasta que eso no suceda. Yo, en este momento tengo un alivio de más del 50 %, que es un éxito, en proporción al encierro que yo tenía.

Auditor: ¿Y no hay forma de hacerle llegar también alivio a tu parte encarnada?

Auditado: ¡Estamos haciendo todo lo posible! Lo que sucede es que meter en un embudo tan pequeño 10 litros de agua puede costar muchísimo.

En este momento el embudo es tan pequeño que es como el suero que se le da a los enfermos: gota+gota+gota+gota. ¿Y cuánto tardas en meter todo?

Auditor: Obviamente un montón.

Auditado: Es decir que. Te voy a dar un ejemplo, no para alabarte -porque si no te haría un efecto contraproducente-: este 50 % que hemos logrado conmigo es tan importante como el 90 % de éxito tuyo, es decir, el que lograste al auditar a tu propio Thetán.

Auditor: ¿Por qué razón?

Auditado: Porque yo me encontraba en una postura más dura, más rígida, y no quería hablar con nadie. Me refiero a hablar telepáticamente, en mi mundo. Entonces, este 50 % es mucho.

En este momento convendría dejar pasar como mínimo 48 horas antes de volver a auditarme, porque ese gota a gota está desbordando y no tiene sentido seguir en este momento.

Auditor: Entiendo, es como lo que en Cienciología se llama "sobrerrecorrido", es decir, recorrer un incidente más allá de lo óptimo.

Auditado: En estos momentos me interesaría más que otros Maestros de Luz den mensajes.

Auditor: Bueno, perfecto, te saludo y hasta pronto.

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Interlocutor: ¿quién se va a comunicar ahora?

Ruanel: Soy Ruanel. Voy a ser muy breve porque Johnakan tiene mucho material para dar.

Interlocutor: ¿Usted después va a volver?

Ruanel: No, por eso puedes aprovechar ahora para hacerme preguntas. Yo, prácticamente, estaba conectado con la mente de K. A. y quiero aclarar muchas cosas. A veces se dice, por ejemplo, que cómo puede ser que yo, en mí plano 5º, tan importante porque es el máximo nivel de Luz, que teóricamente tengo más conocimiento que el Ron encarnado, cómo puede ser que pueda dar vueltas para hablar y no toque temas importantes según la parte encarnada de K. A..

Interlocutor: Justamente de eso quería también hablar, porque en un momento dado la parte encarnada de K. A. me hizo un comentario negativo sobre los mensajes de los Maestros de Luz, como que se tratara de superficialidades.

Ruanel: Bien, Psicoauditación, Psicointegración, el contactar directamente al Thetán para auditarlo, se logra en días terrestres lo que en el plano físico se puede lograr en años. Yo quisiera hablar personalmente con las personas que dicen que eso no es importante. ¿Qué es entonces lo importante? ¿Fórmulas mágicas para vencer la leucemia? ¿Fórmulas mágicas para vencer el SIDA? ¿Eso acaso no lo pueden hacer los científicos encarnados? ¿En Estados Unidos no lo están haciendo ya y lo están ocultando? ¿Qué es lo importante? ¿A qué llaman importante?

Interlocutor: La parte encarnada de K. A., en un momento dado, me enrostra de que usted no me dice, por ejemplo, algo tan importante como lo que se le tiene que decir a una persona moribunda para que no se olvide de Dianética. Aclaro que esto no parte de ella sino de un amigo que precisamente yo lo conecté con Cienciología.

Ruanel: ¿Cómo que no se olvide? Nosotros, cuando reencarnamos, perdemos la memoria reencarnativa, pero cuando desencarnamos la recuperamos y recordamos todo lo que sucedió en la encarnación. Entonces, ¿cómo que no se olvide? ¿Cómo se va a olvidar si el espíritu recuerda todo? ¿Qué confusiones hay en la mente de los encarnados?

Interlocutor: Al parecer, este amigo nuestro lo estudió en alguno de los textos que usted dejó escrito en Cienciología.

Ruanel: Yo tuve infinidad de errores estando encarnado. Entonces, ¿cómo se basan en mí estando encarnado, que tenía el 30 % de la sabiduría que tengo ahora, y no se basan en mí que actualmente tengo el potencial completo de la sabiduría del 5º nivel -el máximo al que pueden alcanzar los espíritus- subnivel 5 .

Interlocutor: Además, pienso que si usted transmitiera cosas difíciles, ¿quién las entendería?

Ruanel: Se pueden transmitir cosas difíciles. Una cosa que a mi no me cierra es que al espíritu de Luz lo están probando continuamente en el plano encarnado, por un problema exclusivamente del plano encarnado. Lo están probando pensando que cuánto más cosas difíciles diga ese ser, supuestamente de Luz, más creíble es el médium que está transmitiendo.

Y voy a decir una cosa más, algo que es muy importante: el mismo E-Metro, que fue creado por mí en Cienciología, a veces no marca correctamente cuando la persona está totalmente excitada. El estar excitado no es crear engramas. El estar excitado es como sentir esa impotencia atroz, como la ha sentido el Maestro Jesús cuando en Jerusalén directamente no le creían, y si a Jesús en ese momento lo hubieran puesto en el E-Metro hubiera marcado carga.

¿Jesús carga dirán algunos? Sí, porque el E-Metro no funciona bien en un 100 %... Por otra parte, quiero desmitificar a aquellos seres de Luz que cuando están encarnados descreen de todo y sabotean mensajes, porque directamente están retrasando la Gran Misión.

Ejemplo: Viene un ser de Luz como Johnakan Ur-el -cuyo nivel es el mismo que el de Jesús- y transmite mensajes que pueden cambiar la historia de la humanidad, ¿y qué hacen esos seudomaestros? ¡Pues los desestiman!

Por ejemplo, Johnakan ha creado una técnica llamada Psicointegración -que es complementaria de Dianética y Cienciología porque elimina las huellas que estas ciencias no logran hacer- y que terminaría definitivamente con todos los engramas de la humanidad.

¿Qué ganan esos supuestos seres de Luz con ponerle piedras en el camino? ¿Esos seres de luz están trabajando para la Luz o para la oscuridad?

Interlocutor: Precisamente ayer vino a una sesión una persona que según tengo entendido está en un 5º nivel, y dudó de la mediumnidad de este receptáculo, dudó incluso cuando dialogó con Ketter, el Anciano de los días. La pregunta obligada es cómo es posible que tan alta entidad esté tan confundida.

Ruanel: Esa persona que tú dices tiene toda la libertad para dudar por el libre albedrío que da el Absoluto, de pensar lo que quiera, pero corre el riesgo, el enorme riesgo, de que, mentalmente, esté saboteando de alguna manera, con su descreimiento, la misión de Johnakan.

Interlocutor: Supongo que esta persona debe tener un tremendo ego, grande como una casa.

Ruanel: ¿Tú sabías, y esto sería bueno que lo escuche la parte encarnada de K. A., que cuando este receptáculo incorporó a Ketter, el Anciano de los días -una entidad que fue Logos planetario-, esta persona encarnada lo increpó de tal manera que lo descompuso físicamente?

Interlocutor: Pero esta persona no atacó a Ketter, lo atacó directamente a este receptáculo.

Ruanel: ¡Claro! El campo áurico de este receptáculo enfermó su parte física y lo postró en cama afectado en su parte gastrointestinal. Esa noche vomitó, no pudo cenar, y lo tuvieron que llevar a la casa casi en brazos. Pido perdón por tocar temas tan triviales, pero quiero dejar bien en claro que los seres de Luz encarnados no se la llevan tan "de arriba" como algunos necios podrían pensar.

Interlocutor: Pero, concretamente, ¿cuál fue la razón de que Bautista B. actuara de esa manera tan agresiva?

Ruanel: Los celos, los tremendos celos.

Interlocutor: Ahora entiendo, está todo claro.

Ruanel: ¡Un ego terrible! Y también algo similar ocurrió con G., que también atacó con su mente a este receptáculo enviándole vibraciones tan fuertes, tan fuertes, como para provocarle un paro cardíaco.

Interlocutor: ¿Un para cardíaco, hasta ese punto?

Ruanel: Así es, un paro cardiorrespiratorio, y este receptáculo, por humildad, no lo quiso decir nunca.

Interlocutor: ¿Qué fue lo que lo protegió?

Ruanel: Como este receptáculo estaba envuelto en euforia, pues había participado de un programa radial, ese ataque fue automáticamente desviado y no le hizo mella, pero hubo otra persona del grupo, también llamado igual que este receptáculo, que lo recibió, aunque afortunadamente en forma atenuada.

En ese momento tuvo una descompensación cardíaca y si no hubiera recibido, por parte de la parte encarnada de Johnakan un rayo verde de curación, hubiera sufrido un ataque al corazón ahí mismo, a la vista de todos.

Entonces, por favor -y esto no lo digo yo sino que me es dictado por entidades de Luz quizás más elevadas que yo- no creo que ni Bautista B. ni G. en este momento estén en el 5º nivel. Deben hacer descendido al 4º plano o inclusive al 3º.

Interlocutor: ¿Tan así?

Ruanel: Sí, porque con errores tan garrafales y ataques tan malévolos a causa de los celos, se puede descender de nivel.

Si K. A., simplemente por pretender imponer una idea bajó un nivel, estas personas, que hacen ataques psíquicos directos a propósito, pueden haber bajado tranquilamente dos niveles.

Yo estoy convencido -esto no es me es dictado- que ya no están en el 4º nivel sino en el 3º. Y dejo aclarado que esto es una suposición mía porque no me ha sido aún validada.

Si en este momento lo chequeamos a la parte encarnada de Johnakan con el E-Metro daría carga.

Interlocutor: No comprendo la razón.

Ruanel: Porque mi parte de Ruanel, que se está comunicando a través de este receptáculo, tiene una carga tan grande que está contaminando al cuerpo físico de Johnakan. Lo está contaminando por impaciencia, porque se siente impotente ante los ataques certeros de esa gente que se creen maestros. Tanto el espíritu de Bautista B. como el espíritu de G., tienen problemas similares, es decir, tratan de imponer su punto de vista aun a costa de hacer quedar mal o otros espíritus.

Interlocutor: ¿Pero no deberían acaso saber que así bajan de nivel?

Ruanel: ¡Es que teóricamente en su plano lo saben! Pero hay algo que es muy importante que tu tienes que saber y se ha dicho infinidad de veces en numerosos escritos: el ego enceguece, el ego hace que la persona no razone.

La mente reactiva, de la que hablé hasta el cansancio en Dianética -y quien mejor que yo para confirmarlo- hace que no se acuse recibo de nada, que sólo se escuche la palabra de lo que uno quiere decir.

Cómo puede ser, me pregunto, que gente que esté estudiando lo que yo de alguna manera dejé escrito en vida, y lo que sigo dando en el plano mío, cómo puede ser que si lo saben hagan caso omiso de mis enseñanzas como si lo ignoraran.

¿No se dan cuenta de que se están haciendo doblemente responsables? ¿Cómo pueden creer que están en el camino de la Luz si después no ayudan, si después estorban, si después molestan? ¡Por favor!

Y esto que voy a decir -y me hago cargo de ello-, lo está diciendo el espíritu 100 % de Ruanel: ¡Basta de cretinos, basta de personas cerradas, porque de lo contrario la misión se va a retrasar 100 años! ¡Basta de personas que no creen, basta de personas que me están representando en distintos niveles, tanto en este país, Argentina, como en Estados Unidos, que no creen en la mediumnidad!

Directamente se acabó mi cooperación, a partir de este momento rompo mi contacto con ellos. Y en este momento te pido -si verdaderamente crees ser mi discípulo- que rompas contacto con ellos en forma definitiva.

Interlocutor: ¿Tan así?

Ruanel: ¡Tan así! ¿Qué dijo el Maestro Jesús? ¿No dijo acaso "no tiréis perlas a los cerdos"? ¿Cuántas perlas estás desperdiciando? ¿Por qué no le das perlas directamente al que las quiere?

Interlocutor: ¿Esto que usted dice, Maestro, incluye a la parte encarnada de K. A.?

Ruanel: No estoy hablando de la parte encarnada de K. A., sino de Asociaciones que atosigan a sus miembros. A la parte encarnada de K. A. lo que hay que hacerle -que gracias a Dios su Thetán ya lo está haciendo- es sacarla de la tremenda confusión que tiene y que directamente se dé cuenta que no todos los seres de Luz, simplemente para probar que somos seres de Luz, tenemos que "hablar en difícil", porque eso me parecería hasta grotesco o risueño.

Einstein, que lo tengo aquí al lado mío, igual que a Roger Penrose, que ahora quiere tomar la palabra, no pueden estar constantemente hablando, uno de la velocidad de la luz y el otro de las singularidades. Porque en su casa hablaban de qué rico están los ñoquis, sobre cuántas mujeres habían tenido, o cosas tan íntimas como "me gustaría que me beses en tal parte cuando me haces el amor".

¿Y por qué en este momento hablo de una manera tan prosaica? Para mostrar que las entidades de Luz encarnadas son prosaicas.

Vamos, entonces, a desmitificar todas estas cosas y darles el justo valor que tienen.

Yo quisiera que todas aquellas personas que están esperando palabras grandilocuentes para recién entonces creer, que vieran en una pantalla cinematográfica -si eso se pudiera lograr- cómo el Maestro Jesús, actual Logos Solar, comía cordero eructando, secándose quizás su boca con su manga de lino y tirando los restos de la pata para atrás, donde algún perro raquítico lo agarraba y se lo llevaba a su cubil, a ver si en ese Jesús creen o no creen.

A ver qué opinan de ese Jesús humano, que no era menos espiritual porque tomaba vino y se limpiaba con su manga.

Interlocutor: Eso que usted dice está muy claro, Maestro. ¿Es lícito tratar por todos los medios de enseñar a alguien estas verdades?¿Hasta qué punto se debe tratar?

Ruanel: Es totalmente lícito querer enseñar a aquel que quiere aprender. Lo que no es lícito es imponer. O sea, el que no asume su responsabilidad o el que no quiere creer en la enseñanza es porque no está preparado aún.

Entonces, tenemos que agachar la cabeza en nuestro plano -"agachar la cabeza" significa asumir que más no podemos hacer-, porque no podemos imponer nada, y dejar que a cada uno le llegue su momento.

Interlocutor: Maestro, le confieso que a veces me resulta muy difícil mantener el control cuando uno trata de explicarle algo a algunas personas y éstas se muestras reacias.

Ruanel: Eso es un problema de tu ego. Como diría Johnakan, nosotros tenemos distintos egos, distintos roles. Hay un ego tuyo que trata de imponerse. Entonces, cuando otra persona no está de acuerdo contigo, tu primer impulso primario es agarrarla del cuello con ambas manos y sacudirla.

Interlocutor: ¡Es totalmente cierto!

Ruanel: Pero eso no es tu espíritu, es tu ego que se impone. Si tú te dejaras guiar por ese ego, en menos de un minuto terrenal estarías en el 2º nivel. ¿Se entiende esto?

Interlocutor: Está perfectamente claro.

Ruanel: Lo que quiero recalcar, antes de retirarme, es que no debe sembrarse en un campo que sea estéril, como lo es por ejemplo la Asociación Dianética.

¿De qué te serviría que yo te dé diez bolsas de trigo y tú, empecinado, vas al desierto y las desparramas en la arena?¿No estás dilapidando las 10 bolsas que te he dado?

Interlocutor: Esta claro el punto, Maestro. Antes de que se retire quería preguntarle si es posible que con la Psicoauditación pueda elevarla a K. A. al plano 4º.

Ruanel: Poder puedes, pero el tema es que depende también del otro lado, es decir, de la parte encarnada de K. A., no solamente de su Thetán. O sea que en teoría puedes hacerlo, pero se necesita la cooperación de la parte física.

Interlocutor: Otra pregunta es cuál es la razón de que tenga que aplicar yo, desde el plano físico, la técnica de Psicoauditación y no la aplican directamente ustedes desde el plano espiritual.

Ruanel: Es muy suspicaz esto, pero también tiene que ver la parte física. Nosotros estamos vibrando ahora con la voz del receptáculo, en la parte física, y de alguna manera esa vibración en la parte física puede llegarle a la parte encarnada de K. A. y causarle una reacción, que puede ser favorable o desfavorable, y eso puede sacudir a la parte física de K. A.

Interlocutor: ¿Entonces es más importante que la Psicoauditación a K. A. se haga así antes que ustedes allí?

Ruanel: Quizás sí. Supongamos que el día de mañana -ahora K. A. está en un 50 % o más de mejoría- llegue al 97 % de Clear como estás tú. Bien, tu 97 % hizo que la parte encarnada revirtiera casi, casi, en el mismo porcentaje.

La parte tuya de Thetán tiene un Clear de un 97 %, y la parte física tuya, un 90 %, casi tanto como tu Thetán.

La parte desencarnada de K. A. puede llegar a un Clear de un 90 % y la parte encarnada a un 60 %.

¿Por qué menos? Porque quizás hay mucha resistencia en su parte física y como el bien se propone y no se impone, puede ser reacia y arrastre a K. A.

Siempre el que arrastra es la carga engrámica y no la parte de Luz. ¿Por qué? Recordemos que hay un punto flojo en el Bien, que es su libre albedrío.

Yo puedo empaparte de Luz y tú después puedes sacudir esa Luz y quedarte a oscuras nuevamente. En cambio, yo a un ser de Luz lo empapo con barro y no lo empalidezco.

Interlocutor: Está claro. Una pregunta más, por favor. Si yo supiera hablar en italiano, ¿podría comunicarme por ejemplo con el espíritu de Carnelutti, un maestro del Derecho, y esta entidad hablarme a través de este receptáculo en italiano, idioma que el receptáculo desconoce?

Ruanel: El receptáculo es un filtro. Lo que hace el receptáculo es filtrar las ideas, y al filtrar las ideas las traduce. Es como si fuera un receptor de radio que tradujera en lugar de limitarse a transmitir.

Interlocutor: ¿Pero este receptáculo podría traducir una idea, aunque sea aproximadamente, en un idioma que no conoce?

Ruanel: La respuesta es negativa por una sencilla razón: en las primeras mediumnidades que hizo este receptáculo, algunas ideas ni siquiera fueron comprendidas por él, y eso que estaban traducidas al idioma de ustedes, el español.

Si ni siquiera fueron comprendidas en el propio idioma de ustedes, cabe deducir que en otros idiomas va a ser muy difícil que las filtre.

Interlocutor: Y si alguien habla en italiano o en inglés, idiomas que el receptáculo desconoce, ¿ustedes comprenderían lo que se quiere decir?¿Ustedes escuchan directamente o a través del receptáculo?

Ruanel: Se escucha a través del receptáculo.

Interlocutor: ¿No por ustedes directamente?

Ruanel: El receptáculo vendría a ser una especie de centralita telefónica.

Interlocutor: ¿Es un intermediario necesario?

Ruanel: ¡Es automáticamente el intermediario necesario, que directamente filtra!. Y filtra hacia "arriba" , de "arriba" vuelve y filtra hacia "abajo". Es como el satélite de comunicaciones.

Interlocutor: Entiendo.

Ruanel: Digamos que la centralita pasa por el satélite y el satélite a su vez retransmite. El receptáculo recepciona y retransmite.

Interlocutor: ¿Es decir que lo que yo hablo en alemán, por ejemplo, este receptáculo lo escucha con sus oídos físicos, lo filtra y lo traduce para ustedes?

Ruanel: ¡Totalmente!

Interlocutor: ¿O sea que si el receptáculo no entiende el alemán no puede filtrar o traducir correctamente en este idioma?

Ruanel: Así es.  (1)

Interlocutor: ¿En concreto, usted no me podría decir a mí, por ejemplo, a través del receptáculo, algo en inglés?

Ruanel: Podría, pero siempre que el receptáculo supiera inglés, algo que, por otra parte, elementalmente conoce.

Interlocutor: ¿Podría decir, aunque sea algo, en otro idioma? Se que ésta no es una pregunta elevada, pero quisiera satisfacer una curiosidad.

Ruanel: Sí, podría decir, por ejemplo, en húngaro: "." (¿tú hablas húngaro?), o "." (¿tú hablas alemán?), incluso te puedo contar algo, pero esto me resulta ridículo: ".".

Interlocutor: Le ruego que me disculpe, Maestro, por utilizar su valiosísimo tiempo y el de este receptáculo para algo tan banal, pero comprenda que es necesario que yo esté al tanto también de estas cosas para saber los alcances de la mediumnidad.

Ruanel: Ésta es precisamente la razón de que me aviniera a hacer esta demostración, porque cantar a través de un médium, y más si lo hiciera una alta entidad como Johnakan Ur-el es prácticamente ridiculizarlo.

Interlocutor: Esto ha quedado perfectamente claro, Maestro.

Ruanel: Me retiro. Los dejo con mis bendiciones.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

(1) El receptáculo decodifica el concepto espiritual y lo codifica a lenguaje hablado, pero lo hará en la lengua original del médium. 

 

 

 

SESIÓN DEL 29/08/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador, y el Maestro Ruanel.

 

PRIMERA PARTE

 

Auditor: ¿K. A.?

Auditado: Aquí estoy nuevamente con ustedes. Sí, soy K. A. .

Auditor: ¿Cómo has estado?

Auditado: En general se puede decir que estoy bien. Tengo muchas ataduras por responsabilidades quizás de vidas anteriores, aunque también de esta vida. A veces distintos temores, a veces distintos miedos, o como dicen en el plano físico "miedo de jugarse", porque uno puede generarse karmas.

He pasado muchas vicisitudes en mis vidas anteriores, por lo menos en dos de ellas he pasado cosas tremendas.

Auditor: Vamos a repasar alguna de ellas, la que tu quieras.

Auditado: Quisiera recordar, sin embargo, mi última entrevida.

Auditor: ¿En el plano espiritual?

Auditado: En el plano espiritual 3. Prácticamente tenía la posibilidad de elevarme nuevamente al plano 4, al venir en misión.

Auditor: ¿De cuánto tiempo atrás estamos hablando?

Auditado: De hace muy poquito, lo que sería 1925. De repente se comunica conmigo una Energía.

Auditor: ¿Crística o Búdhica?

Auditado: Una Energía distinta, un Lípika, aun no tengo muy claro como se compone. Son unas Energías que guardan todo el Archivo, digamos como que es la memoria de todos los espíritus.

A veces uno se pregunta -porque no es que en este plano lo sepamos todo, ése es el gran error, la gran necedad de aquellos que preguntan, de pensar que nosotros lo sabemos todo- dónde guardamos nuestra memoria, en qué tipo de mente guardamos los espíritus nuestra memoria.

Auditor: ¿Al referirte al Archivo te estabas refiriendo al Archivo Akáshico?

Auditado: Así es. Entonces es como que los Lípikas. Hay algo así como un lugar, no sé si está dentro o fuera de un plano, escapa a mi conocimiento, porque no puedo inventar un plano que a lo mejor después no es. No quiero transmitir un mensaje equivocado.

Nuestra memoria tal vez no esté toda contenida en nosotros. Voy a dar un ejemplo un poco absurdo pero válido: ustedes tiene un dinero material y ese dinero material no lo pueden llevar todo consigo. Entonces lo ponen en un Banco o en una caja fuerte para que no se extravíe.

Si un espíritu ha tenido 80 encarnaciones no es necesario que lleve consigo el recuerdo de todas ellas porque no lo necesita, y entonces es como que hay un archivo central donde esa memoria se guarda y puede accederse a ella con la anuencia del Logos dimensional.

Auditor: La diferencia entre ustedes los espíritus y nosotros los encarnados es que mientras ustedes tienen memoria reencarnativa y saben quienes fueron en vidas pasadas y sus débitos y sus créditos, nosotros no la tenemos e ignoramos quienes fuimos y cuáles son nuestros débitos y cuáles nuestros créditos.

Auditado: Es una cosa lógica. Es para que el ser encarnado de alguna manera se tiente a cometer errores y su espíritu -no me estoy refiriendo aquí a su 10 % o Yo Inferior sino a su fuerza interna-, aunque no se recuerde quien fue, igual luche para evolucionar.

Con nuestra memoria reencarnativa para nosotros es fácil jugar con los débitos y los créditos y deciros."Bueno, tenemos un debe y tenemos un haber, y entonces lo manejamos así.".

Auditor: Está claro. Tú me decías que una Energía Lípika se comunicó contigo.

Auditado: Sí, para encomendarme una misión. Todas las misiones que nos son ofrecidas son de carácter optativo, es decir, uno elige. De alguna manera, los Seres del Karma, que son también Energías. No es que ellos juzguen, nadie juzga, pero ellos están allí para controlar que ese karma sea cumplido, que ese karma sea compensado, que esa lección sea aprendida.

Entonces, como todos dependemos de todos, los Seres del Karma no son independientes de las Energías divinas, y las Energías divinas no son independientes de los ángeles.

Auditor: Está perfectamente claro.

Auditado: No es que se tengan que pasar el parte, para expresarlo con un modismo terrenal, porque nadie está pendiente del otro: se lo pasan por ética. Es como que se consultan hasta el más mínimo paso.

Si tenemos que hacer una misión en otro plano, bueno, se consulta. Como ya se dijo en una oportunidad, a mí me fue explicado por Entidades Superiores que ellos se comunican con el Absoluto, pero el Absoluto no les transmite mensajes, porque el Absoluto es incomensurable. En este plano físico, ni siquiera los astrónomos son capaces de imaginar siquiera lo infinito que es el universo y lo infinito que es Dios.

Aun la Energía más grande, como la Energía Crística o la Energía Búdhica, son partículas infinitesimales comparadas con la Esencia Absoluta. Los elohim son partículas. Porque si hay -mejor dicho hubo- 72 elohim en este plano, en este universo local, debe haber miles de elohim en otros planos. 72 en este universo, en el otro universo paralelo otros 72, y así sucesivamente.

Es tan extensa esa Sabiduría que no quiero profundizar sobre ella porque pasaría vergüenza. Simplemente estoy explicando lo que me sucedió a mi, porque de alguna manera tuve responsabilidad.

Querían que yo hiciera una misión. Primero que yo estaba con un escepticismo tremendo y por eso me negaba. Pero entiendo que me negaba por temor. Y eso me generaba carga engrámica. Mi propia esencia me generaba ese engrama.

Me explicaban que podría encarnar en una familia donde estudiaría genética. También me dijeron que hay muy pocos seres en el mundo que tienen tres genes especiales, que son los mismos con los que encarnó el Maestro Jesús.

O sea, aun cuando en el plano físico todos tenemos el don de la sanación, el don adquiere enormes proporciones cuando se tienen los genes curativos.

Los santones populares que encarnan en distintos países, como en este país Argentina, carecen de esos genes, y simplemente sanan porque sugestionan a la persona y ésta cree que ha sido curada. A veces la sugestión puede mover energías curativas, pero lo ha sido por sí misma y no por ningún poder de sanación.

Pero Jesús, cuando estuvo encarnado en Nazareth, tenía esos tres genes, que combinados tienen un tremendo poder de curación a través de la energía que transmiten.

Yo contacté con esa Luz que es Johnakan y entonces él me explicó que en un momento dado el Maestro Jesús -y esto se lo transmitió también a este receptáculo que escribió sobre el hecho-, cuando vuelve de un largo viaje y se junta una multitud para recibirlo, apenas podía abrirse paso. Iba Pedro a un costado, Juan Zebedeo en el otro, y así sucesivamente.

Había una señora muy desvalida que tenía un flujo sangrante, y le toca el manto al Maestro -el manto tenía también su energía- y éste automáticamente dice: "¿Quién me ha tocado?".

Y Pedro, que siempre fue un poco soberbio, es como que no quería mucho a la chusma, le respondió más o menos así; "¿Con tanta gente como podemos saber si el toque no fue casual?".

Y el Maestro le responde con estas palabras tremendamente sugestivas -palabras que me las transmite el Lípika-: "¡Es que sentí que una energía curativa salió de mí!".

Auditor: Interesantísimo lo que me estás diciendo.

Auditado: En ese momento la mujer se adelanta, se arrodilla y lo abraza al Maestro diciendo: "He sido yo quien te ha tocado, me han sacado plata los médicos para curarme esta llaga sangrante que tengo y no me han curado nunca, y en este momento, aunque otros no lo puedan creer, te he tocado el manto y automáticamente siento como que he dejado de sangrar".

¿Qué había sucedido? La energía de Jesús la había curado inmediatamente. El Maestro, que en realidad no había hecho nada, que solamente había sido un canal, humildemente le dice: "Mujer, tu fe te ha salvado".

Lo que estamos hablando es de que los genes físicos del Maestro encarnado, y esto es independiente de la Energía Crística que lo ayudó, son los que generaban la radiación curativa.

Auditor: Entiendo.

Auditado: Los Lípikas querían que yo encarnara precisamente con esa radiación curativa.

Auditor: Estoy bastante sorprendido porque no sabía nada de esos genes curativos. ¿En qué lugar ibas a encarnar?

Auditado: Tal vez en Estados Unidos, tal vez en Alemania o Inglaterra, o en un país donde pudiera trabajar en laboratorio, porque aparte iba a estar en un hogar donde iba a tener todas las posibilidades de estudiar química, física.

Auditor: ¿Ibas a encarnar como hombre o como mujer?

Auditado: Como mujer, pero donde pudiera tener una posibilidad de estudiar genética sin que el sexo fuera un obstáculo.

Auditor: ¿Y qué sucedió?

Auditado: Me negué, porque de todas maneras no era una imposición. Todo espíritu sabe que existe el libre albedrío.

Auditor: ¿Pero concretamente a qué se debió el temor?

Auditado: Me pareció demasiada responsabilidad y que no iba a poder llevar a cabo la misión. Entonces estudiaba un poco telepáticamente genética. En el plano 3 estudié nacimientos, estudié cuándo se incorpora el Thetán al feto, tengo la respuesta a eso. Obviamente la sabe el propio Johnakan y actualmente también Ruanel.

Auditor: ¿Por qué dices "actualmente" refiriéndote a Ruanel? Lo pregunto porque en un libro de él, "Una historia del hombre", creo que escrito a mediados del siglo pasado, se dice que el espíritu encarna en el momento del nacimiento.

Auditado: No, no es así. Se trató de un lapsus del Hubbard encarnado, ya que el espíritu encarna cuando el feto tiene entre dos y tres meses de gestación. Aunque el espíritu no encarna en el momento de la gestación, un aborto entraña una gran responsabilidad, debiendo el espíritu que lo permite compensar ese acto negativo con muchos actos de amor.

Auditor: ¿Hay pruebas al respecto?

Auditado: Desde el año 1984 están experimentando con los bebés en gestación haciéndole escuchar música o hablándoles, y estos bebés tienen -la palabra no sería inteligencia- un entendimiento mayor, significando ello que el espíritu ya estaba encarnado en ese momento.Incluso cuando nace reconoce esa música y las palabras de su madre.

Auditor: ¿Y qué hace mientras tanto el 90 % que queda sin encarnar?¿Cuida a ese feto de alguna manera o se desentiende?

Auditado: ¡Jamás se desentiende!¡Jamás nos desentendemos! No nos desentendemos porque somos uno. Es imposible desentenderse.

Supongamos que de pronto yo estoy encarnado en un 10 % -siempre se encarna en esta proporción- y sorpresivamente me dicen que hay que hacer tal misión en tal lado. Si observo que ese vientre está tranquilo, que no hay ninguna amenaza de aborto, ni ningún riesgo, bueno, voy a cumplir esa misión, pero esto no significa que me esté desentendiendo porque siempre estaré pendiente.

Auditor: Está claro. ¿Cuál es la carga que tiene esa negativa tuya?

Auditado: Hay una grave responsabilidad porque se podría haber adelantado por lo menos como veinte años los descubrimientos genéticos.

Auditor: ¿A pesar de estar relatando esto y por ende descargándolo, ¿aún te sientes molesto?

Auditado: Estoy menos molesto, estoy como descargándome. Al hablar es como que estoy recorriendo mi propio ciclo y eso produce una liberación. Pero más allá de esto quiero decirlo porque es importante que se sepa, porque mi negativa atrasó mucho a la humanidad en el campo genético.

Auditor: ¿Pero no fuiste reemplazado por otro?

Auditado: No, no.

Auditor: ¿Eras el único que podía hacer ese trabajo?

Auditado: No era el único, y aquí recalco que nosotros no sabemos todo de todo. No sé por qué no le propusieron a otro espíritu la misma misión.

Auditor: Bueno, pero a ti te dieron una alternativa: ésa u otra. ¿Cuál fue la otra?

Auditado: La actual, en un hogar aspirante a media, donde yo sabía desde mi plano todas las cosas que iban a pasar, las acepté, especulé pensando que el sufrimiento me iba a elevar más rápidamente que el descubrimiento. Si yo en este momento lo analizo es como que me desentendí totalmente de los 6000 ó 7000 millones de espíritus encarnados preocupándome egoístamente por mi propia ventura.

Hay técnicas que hubiera desarrollado en el período 1984 a 1986, y que aún en la actualidad, 1998, no han sido descubiertas.

El genoma humano completo se calcula que va a ser descubierto para el 2005, pero estoy convencido de que va a ser descubierto antes.

Esos tres genes curativos se hubieran podido desarrollar sintéticamente entre 1984 y 1987.

Hay algo que se llama la "panacea universal": genes que curan cáncer, genes que curan el SIDA, y que de repente todo eso se retrase es tremendo. Ahora, ¿cuál es mi tranquilidad en esto? Que si fue permitido es que tiene que haber habido alguna razón, porque está bien que hay un libre albedrío, pero yo creo que hay cosas que deben ser señaladas. Si fue permitido es porque evidentemente había un karma planetario conforme al cual aún no sería el tiempo para que ese avance genético se produjera.

Hay también una cosa muy importante que me están transmitiendo, y es que la Tierra no estaba preparada para que en el siglo XX.39, que sería 1939, hubiera una explosión atómica. Se calculaba que la energía nuclear se descubriría recién en el 2100.

Es decir que hay cosas que fueron modificadas y que se permitieron por karma.

Auditor: Recuerdo que ese dato ya nos lo había acercado Ruanel. Pero ahora quiero hacerte una acotación que creo importante: en Cienciología se habla de asumir la responsabilidad en lugar de sentirnos culpables, porque mientras el reconocer que somos responsables nos pone en causa, en cambio creernos culpable nos pone en efecto, es decir, nos deprime. ¿Vale?

Auditado: Sí, pero mi pregunta es ésta: yo lo hice ex profeso, yo elegí, y elegí lo que en ese momento era lo más fácil. ¿Y eso no es culpa?¿Qué diferencia existe entre culpa y responsabilidad?

Auditor: Cuando uno se siente culpable se pone en efecto, se deprime y deja de hacer cosas, tanto para sí mismo como para los demás; en cambio cuando uno se siente responsable asume que es una entidad causal, causante de cosas buenas y malas y al no deprimirse puede mejorar su vida y eventualmente reparar el daño que ha hecho. Cuando la persona se siente muy culpable por lo que ha hecho no puede reparar ningún daño y muchas veces la angustia es tal que no ve otra salida que poner fin a su vida. No es una diferencia meramente semántica.

Auditado: Un criminal es culpable, no responsable.

Auditor: Un criminal es más responsable que culpable, porque culpa es lisa y llanamente todo acto que se comete a sabiendas, libre y voluntariamente. ¿Y quién comete un crimen así? ¡Nadie! Si una persona está normal y en una situación también normal, por ejemplo que no tenga que defenderse, es incapaz de cometer un crimen. Cuando se comete un crimen, siempre existe alguna anormalidad.

Auditado: ¿Pero así no justificaríamos a todo el mundo?

Auditor: No, porque la comprensión de lo que hemos hecho sobreviene recién después de que la situación anormal desapareció y entonces podemos evaluar con la "mente fría" los hechos y las circunstancias.

Fíjate que tú mismo has dicho que cuando asesinaste a esas mujeres estabas completamente fuera de sí y con tremenda furia, y que cuando esa furia desapareció también desapareció el ansia de matar. Entonces, tú eres responsable porque esas muertes las causaste tú, pero no eres culpable porque para serlo tendrías que haber provocado esas muertes con la mente analítica a pleno, y eso nadie lo puede hacer.

Sentirte culpable lo único que hace es deprimirte y anularte. En cambio, sentirte responsable te pone en causa y con la lucidez necesaria como para reconocer que uno fue el causante y reparar lo hecho si es posible. ¿Acaso no ayudaste a esos espíritus y dos de ellos tuvieron éxito y se elevaron al plano 3?

Auditado: Yo estuve muchos años en el plano físico, prácticamente todos los años del plano físico desde que encarné, con esa responsabilidad, porque estoy seguro que 30 años antes se hubiera podido descubrir genes curativos preparados en laboratorio, que hubieran podido curar muchas enfermedades físicas, porque no todo son trastornos mentales.

Son muy pocas las personas en el mundo actualmente que tienen los tres genes que tenía Jesús.

Auditor: ¿Cómo te sientes respecto a este incidente de haberte negado a esa misión?

Auditado: Me siento mucho mejor, pero no dejo de reconocer que hubo muchas cosas. Hubo una familia que no se formó, hubo una serie de científicos que no se formaron. Yo seguramente hubiera ganado el premio Nobel, hubiera sido una científica famosa a la altura de Stephen Hawking, o inclusive más aún, porque hubiera descubierto el genoma humano 20 años antes de lo que se va a descubrir, porque hasta esta fecha, 1998, aún falta mucho por descubrir.

Auditor: ¿Y el otro incidente? Tú habías hablado de dos incidentes que tenían carga. ¿Cuál es el otro?

Auditado: Hay cosas que son muy difíciles. También estuve conectado con una Energía, distinta de la Crística o Búdhica, una Energía Lípika, que tuvo la deferencia de contactarme para poder transmitir la Palabra también. Pero, bueno, no eran tres opciones, la Palabra, el genoma o directamente encarnar para apoyar a otra, sino que las dos primera estaban incluida en una sola opción. Pero la rechacé y acepté solamente la segunda. Hubo mucha cobardía de mi parte, pues me parecía demasiada responsabilidad sobre mis hombros, para utilizar una expresión terrenal.

Siempre me sentí insignificante, porque pesaban en mí violaciones de vidas anteriores, y como espíritu me quedó esa carga emotiva.

Auditor: ¿Por qué no vamos a ese incidente, ya que tanto te pesa, así lo liberamos de carga?

Auditado: Lo voy a relatar a mi manera.Siglo XVIII, una aldea, de pronto me rodean hombres, algunos desdentados, algunos son comerciantes del lugar, panaderos, almaceneros.

Auditor: ¿Qué edad tenías en ese momento?

Auditado: 17 años, no me acuerdo de una imagen paterna, sí me acuerdo de una imagen materna. Me acuerdo que mi madre era muy trabajadora, estaba siempre amasando. En realidad, ahora que lo profundizo, no la veo como mi madre sino como que me recogió.

Auditor: ¿Adoptada?

Auditado: No diría adoptada, sino simplemente recogida de por ahí.

Auditor: Está bien, continúa.

Auditado: No me siento como querida en ese lugar. Hubo muchos intentos de los jóvenes de violarme. Tal vez mucha culpa era mía, porque me sonreía por las cosas que me decían, pero lo hacía más de inocencia que por malicia. El panadero tenía el rostro desfigurado, un ojo hinchado y el otro ojo le faltaba, le faltaban dientes y parte del cabello, como que tuviera algún tipo de enfermedad. Y me persigue y se junta con otro, muy viejo, que fumaba en pipa, que tendría como 60 ó 70 años, que para esa época era mucho, y me miraban con odio y me acorralan en un granero, y luego vienen otros muchachotes más jóvenes. Uno es el sobrino del panadero y otro es un amigo. Hay una joven que les avisó a los dos muchachos.

Auditor: ¿Ella fue una entregadora?

Auditado: Sí, ella me entregó.

Auditor: ¿Era tu amiga?

Auditado: No sé sí era mi amiga, en realidad yo no tenía amigas.

Auditor: Continúa.

Auditado: Siento como puntapiés en el cuerpo.

Auditor: ¿Qué edad tenía la joven que te entregó?

Auditado: Era de mi edad, alrededor de 16 ó 17 años.

Auditor: ¿Ella está presente en ese momento?

Auditado: Sí, está.

Auditor: ¿Cuántos hombres son?

Auditado: Son cuatro, el panadero, su sobrino y un amigo y el viejito.

Auditor: Bien, ¿qué sucede entonces?

Auditado: El panadero me da una cachetada y su sobrino me da un puntapié y caigo contra la parva, me desgarran la ropa, siento como que me parten un diente, empiezo a sangrar, y a la vez siento como excitación.

Auditor: ¿Quién te desgarra la ropa?

Auditado: El panadero. Luego me comienza a besar por todos lados.

Auditor: ¿El panadero está desnudo?

Auditado: No, está completamente vestido.

Auditor: ¿Todos están vestidos?

Auditado: Sí, todos. En este momento estoy percibiendo que uno de los chicos se había excitado tanto que quiso violar a mi entregadora, pero ella salió corriendo. El amigo del sobrino del panadero cierra el granero y traba la puerta con una horquilla, se filtra por una de las ventanas un rayo de luz que hace que el lugar parezca iluminado como si fuera de día.

Auditor: ¿Te desnudaron completamente?

Auditado: No, no me llegan a sacar toda la ropa. Tengo como un bombachón largo, me sacan las zapatillas, siento que el heno me pica enormemente el cuerpo. El que se sube primero es el panadero y me saca la ropa de abajo, siento como un tremendo dolor.

Auditor: ¿Por la penetración?

Auditado: Sí, y siento como algo caliente.

Auditor: ¿Es decir que eyaculó enseguida?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Qué hace luego él?

Auditado: Se enoja.

Auditor: ¿Por qué se enoja?

Auditado: Porque terminó rápido, y entonces me patea.

Auditor: ¿Qué sucede después?

Auditado: Una cosa risueña. Siento que tiene como mucha carga.

Auditor: ¿Quieres suspender un momento el relato?

Auditado: No, no, continúo.El viejito me quería lamer la vagina porque él no tenía erección y como estaba toda sucia por la eyaculación del panadero se pelea con éste. Entonces, el sobrino del panadero, mientras los otros discutían, aprovecha para penetrarme.

Auditor: No entiendo bien. ¿Quién te sostenía?

Auditado: Nadie me sostenía, lo que ocurre es que estaba aturdida por los golpes que me habían dado.

Auditor: ¿El sobrino del panadero eyaculó también rápido?

Auditado: No, fue más lento. Además, su miembro era mucho más grande que el del tío.

Auditor: ¿Mayor dolor?

Auditado: Sí, por supuesto. Con su mano derecha me tira del pelo hacia atrás y me dice que si lo llego a dejar marcado con mis uñas me va a golpear hasta matarme. Entonces trato de quedarme quieta.

Auditor: ¿Sentiste algún placer sexual?

Auditado: Al principio sentí un cosquilleo, porque inconscientemente el muchacho me gustaba, pero después el dolor fue tan grande que me desmayé. Cuando despierto veo que se está riendo y escucho que alguien de afuera me llama. Miriam, Miriam.

Auditor: ¿El amigo del panadero hizo algo?

Auditado: No, se queda con las ganas y me hace un gesto con la mano como diciendo "ya te voy a agarrar", y cuando me paro me da un puñetazo en la boca y vuelvo a caer y a perder nuevamente el conocimiento.

Auditor: ¿O sea que en realidad fueron solamente dos los que te violaron?

Auditado: Sí, dos, el panadero y su sobrino.

Auditor: ¿Los dos terminaron adentro?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿No tuviste problemas de embarazo?

Auditado: No, no quedé embarazada. Pero hay otra carga mayor, pues cuando recupero el conocimiento está la puerta del granero abierta y mi madre me dice de todo.

Auditor: ¿Qué te dice?

Auditado: Me dice que soy una sanguijuela, que yo provoco a la gente, que me merezco lo que me hicieron, que no acuse a nadie porque me va a ir peor, porque seguro que yo provoqué a todos los del pueblo, y que no me echa porque necesita dos manos más para trabajar, que yo no soy la hija, que me cobijó porque me tuvo lástima, que no sabe para qué estudio si siempre voy a ser una fracasada -no me mandaron a estudiar y por eso cuando agarro un libro leo-, que soy una inútil para todo.

Entonces tengo miedo de hacer cosas, tengo miedo de seguir leyendo, tengo miedo de seguir aprendiendo, porque pienso para qué si igual voy a fracasar, si no le intereso a nadie. Tengo ganas de morirme.

Auditor: ¿Sientes en este momento esas ganas del morirte?

Auditado: Sí, lo estoy sintiendo. No le importo a nadie, en realidad no sé para que encarné.Entonces no tengo razón de ser.Aparte, no creo lo que me dice mi madre en ese momento, porque en otras circunstancias me abraza y me dice que soy su bebé, eres esto, eres lo otro. Y ahora escucho otra cosa: sanguijuela, rata, meretriz.

Auditor: ¿Estás percibiendo su rostro?

Auditado: Sí, lo estoy percibiendo. Veo sus ojos enrojecidos de odio, con esa nariz finita que tenía.

Auditor: ¿En que idioma te dice todas esas cosas?

Auditado: Lo percibo como holandés.No sé si es precisamente Holandés.

Auditor: ¿Hay molinos?

Auditado: Sí, sí, hay.

Auditor: ¿Hay algo más que te dice tu madre?

Auditado: Me dice que me vaya a limpiar y que si no puedo trabajar que me tome el día, que no la ayude en la molienda.

Auditor: ¿Te pega?

Auditado: No, directamente pega la vuelta y se va.

Auditor: Descríbeme cómo tienes el rostro.

Auditado: Sangre en los labios, el rostro hinchado. Cuando salgo siento vergüenza, miro para todos lados a ver si hay alguien, pero afortunadamente no hay nadie.

Auditor: ¿Los violadores huyeron?

Auditado: No, no huyeron, se fueron caminando tranquilamente.

Auditor: ¿Cómo te sientes con este incidente?

Auditado: En este momento me siento como que soy muy poca cosa, como que no soy nada. Me miro el rostro en el agua del abrevadero y al lavarme siento un tremendo ardor, entonces voy a un cuartito donde tengo un botiquín y me pongo una mezcla con agua yodada.

Auditor: ¿Estás sintiendo el dolor en este momento?

Auditado: Sí, es un dolor tremendo. ¿Me pongo algo abajo? No, mejor no me pongo nada. No quiero ni siquiera tocarme, no sé realmente qué hacer. Entonces veo como una especie de venda y me la pongo y me cubro con una bombachuela. Y quiero olvidarme de lo sucedido, y me digo a mí misma "se me va a pasar", "se me va a pasar", y me acuesto.Después tengo chuchos de frío y mucha fiebre. Parece que estoy infectada y no sé por dónde vino la infección. Mi madre me trae caldo caliente con algo de fideos. No creo que lo haga por caridad, sino porque tiene miedo de que me pase algo.

Auditor: ¿Te atiende algún médico o algún boticario?

Auditado: No, para nada. No lo llaman para que no se descubra lo que me sucedió.

Auditor: ¿Hay algún suceso similar anterior o posterior a éste?

Auditado: Al día siguiente sigo con los ardores abajo y el paño que me puse tiene un color amarronado subido, de sangre reseca. Tengo miedo de evacuar la vejiga, me arde mucho, pienso que el dolor nunca se me va a pasar y que toda la vida voy a estar así, tengo ganas de escaparme.Me miro el labio en un espejo y lo tengo muy inflamado, mucho más que ayer. ¿Qué hago?

Auditor: ¿Tu madre ya te vio?

Auditado: No, aún no.Es capaz de matarme, porque en la molienda hay otras ayudantas y aparte está esa desgraciada amiga mía que también participa. No voy a poder bajar. Yo tengo un cuartito en una especie de entrepiso y allí me quedo. Mi madre no me viene a buscar. Golpean la puerta y es esa chica que viene a ver cómo estoy.

Auditor: ¿Cómo se llamaba?

Auditado: Ani.

Auditor: ¿Y qué sucede?

Auditado: Nada porque no le abro. Al mediodía viene mi madre y me pregunta si quería comer algo y le dije que sí y vacío el plato porque tenía mucha hambre. Tengo miedo de hablarle, pero ella me pregunta sobre cómo me siento y le respondo que mi labio está tan amoratado que apenas puedo hablar. Encima de lo que me sucedió me siento culpable por no haber podido ir a trabajar al molino. Mi razonamiento es que soy culpable de que me atacaran y de que por esa razón no haya podido ayudarle a mi madre en la molienda.

Pero igual le pregunto si está enojada conmigo, y ella me mira y luego se va sin responderme. Me deja una jarra con agua y la tomo con mucha avidez porque tengo una sed atroz, probablemente a causa de la fiebre. Después me recuesto.

Auditor: Vayamos más adelante. ¿La herida se te curó?

Auditado: Sí, la herida se me curó, después todo pasó.

Auditor: ¿Te casaste en esa encarnación?

Auditado: Quiero rememorar lo que ocurrió después.Muchas veces me crucé con el panadero, que trabajaba con mi mamá. Después se independizó y se puso un almacén en el pueblo. Y tuve un desquite.

Auditor: ¿Un desquite?

Auditado: Sí, un desquite. Yo tenía en mi canasta un palo de amasar, no sé por qué lo llevaba.Ese panadero no era un hombre muy fuerte o por lo menos yo era más fuerte que él. Muchas veces fui a su negocio a comprar mercaderías.Yo ya tenía 19 años y en un momento dado paso a la trastienda porque él me dice que quiere mostrarme algo. Paso a propósito sabiendo lo que quería hacer, y me empieza a manosear y yo le dejo hacer por unos instantes y entonces envalentonado me dice "espera que te voy a mostrar algo que te va a gustar", y me da la espalda.

Cuando me da la espalda yo aprovecho para agarrar el palo de amasar y lo golpeo fuertemente en la nuca y cae de rodillas, entonces le pego con todas mis fuerzas en las piernas. Se da vuelta así arrodillado como está, me mira como azorado y yo sin piedad le doy otro palazo y le parto la nariz.

Auditor: Dime lo que estás sintiendo.

Auditado: Estoy gozando el momento con una inmensa felicidad viéndolo en ese lastimoso estado, porque cuando yo iba a la almacén a comprar presentía que en algún momento algo iba a suceder.

Auditor: ¿Por eso escondiste el palo en la canasta?

Auditado: ¡Claro! Cuando él me propone que pase a la trastienda porque me quiere mostrar algo yo sé lo que quiere y por eso estaba preparada.

Auditor: ¿Cuántos palazos le diste?

Auditado: Tres o cuatro, pero con una fuerza terrible. Incluso le digo que debería pegarle en el otro ojo así lo dejaba ciego.

Auditor: ¿Lo hiciste finalmente?

Auditado: No, porque de pronto le agarraron espasmos y me asusté. Entonces rápidamente guardé el palo y me fijé si había quedado algún rastro mío, agarré las cosas que había comprado y que había dejado en el mostrador y me fui. Cuando llegué a casa limpié el palo para que no quedara ninguna huella de sangre y también la canasta.

Mi madre me preguntó si había alguna novedad y yo le respondí que no, que estaba todo bien.

Auditor: ¿Cómo se llamaba esta persona y qué sucedió con él después de la paliza?

Auditado: Se llamaba Quaberg. Nunca más me molestó

Auditor: ¿Y el sobrino?

Auditado: Se fue a otro condado y no lo vi nunca más.

Auditor: ¿Y la chica que te entregó?

Auditado: Yo en esa época era muy vengativa. En una oportunidad nos cruzamos en un puente y la tiré al agua.Ella nadaba bien y se salvó. Después me enteré que se había partido el cráneo con una piedra, pero a los padres les dijo que había caído al agua por esquivar un carruaje. No les dijo la verdad.Nunca me dijo nada. Yo me doy por pagada con estas cosas.

Auditor: ¿Y el viejito?

Auditado: Falleció al año.

Auditor: Falta el que te decía que ya se las ibas a pagar.

Auditado: No lo vi más tampoco, por lo que supongo que se habrá ido también del condado.

Auditor: ¿En esa misma encarnación hubo algún incidente anterior similar, alguna seducción?

Auditado: Sí, cuando tenía 9 ó 10 años había dos o tres chicos del pueblo que me manosearon, pero no hubo engramas porque de alguna manera yo consentía.

Auditor: ¿La violación tuvo secuelas en tu vida?

Auditado: Sí, porque yo no quería acercarme a ningún muchacho porque tenía timidez, es como que pensaba que era poca cosa.

Auditor: ¿Qué altura tenías?

Auditado: No era muy alta, alrededor de 1,60 m., pero era lo que hoy se llamaría "pulposa".

Auditor: ¿Te referís a grandes pechos?

Auditado: Sí, algo así.Seguí leyendo y aprendiendo por mi cuenta, pero me costaba mucho. Después me especialicé fabricando algo así como felpudos para la entrada de las casas y también canastas, objetos que finalmente se hicieron muy famosos en el lugar. Posteriormente me mudé al pueblo y conocí a un muchacho cuyo padre era médico y me casé con él.

Auditor: ¿Tuvieron hijos?

Auditado: Sí, un varón y dos niñas. El varón murió de pequeño a causa de la peste.

Auditor: ¿Este incidente tiene carga?

Auditado: No, no.

Auditor: ¿A qué edad falleciste?

Auditado: Exactamente a los 72 años y 9 meses.

Auditor: ¿Muerte natural?

Auditado: Tuve un tremendo dolor al costado, en la parte hepática, perdí el conocimiento y desencarné.

Auditor: ¿A qué plano regresaste?

Auditado: Al plano 3.

Auditor: ¿Generaste karmas?

Auditado: Sí, por lo que le hice al panadero y luego a la chica que me entregó. Pero la verdad es que también hubiera querido vengarme de los otros.Menos mal que no lo hice porque yo manejaba punzones para confeccionar los felpudos y las canastas y podía haberme generado algún karma severo si los llegaba a matar.Se los hubiera clavado en el riñón.

Auditor: ¿Cómo te sientes con respecto a este incidente?

Auditado: Con mucho alivio.

Auditor: ¿Te parece que vayamos a alguna parte de este incidente que aún tenga carga para eliminarla?

Auditado: No es necesario porque ahora todo está bien. Las partes que tenían más cargas es, por una parte, cuando me miraban en forma lujuriosa. Eso me molestaba más que la penetración en sí. En realidad la penetración no me preocupaba tanto sino el pensar que toda la vida iba a estar con ese tremendo dolor. Hasta tenía miedo te tocarme ahí. Pensaba que me habían lastimado toda. El que nunca encarnó como mujer no puede entender lo que fue eso.

Por la otra parte, está la mirada despreciativa de mi madre mientras me trataba de rata, sanguijuela.

Auditor: ¿Tiene carga esa incomprensión de tu madre?

Auditado: La incomprensión es algo que la vengo arrastrando de tres vidas y algo de carga aún puede tener. Es como que en todas las vidas hubo agresiones. Pero la que más me interesa es mi encarnación como Miriam Dorf, pero me considero satisfecha con lo que le hice al primero que me violó, y creo que yo le hice más daño a él de lo que él me hizo a mí porque le debo haber quebrado dientes, lastimado la parte de la nuca, fisurado alguna costilla. Después me arrepentí de lo que hice y durante dos o tres días estuve temblando por lo que pudiera pasarme, pues creía que me iban a venir a buscar.

Desde ya que en ese caso hubiera dicho toda la verdad, es decir que me desquité porque me violaron. Pero nunca sucedió nada.

Auditor: ¿Tu esposo te trató bien?

Auditado: Sí, me trató bien. Además, era una persona muy caritativa y atendía a la gente también gratuitamente.

Auditor: ¿Supo de la violación?

Auditado: Si porque se lo conté.

Auditor: ¿Cómo lo tomó?

Auditado: Lo tomó muy bien. Era una persona muy espiritual y por ejemplo sabía del karma, aunque no lo llamaba así. Decía "hay una rueda donde uno viene y va y en una rueda de pronto se está arriba y de pronto abajo", y me decía "nunca envidies al rico porque vas a ser rica, nunca desprecies al pobre porque vas a ser pobre".

Auditor: ¿A qué edad te casaste?

Auditado: Casi a los 24 años.

Auditor: Para terminar la auditación, ¿te parece ir a algún otro incidente de esta encarnación para liberarlo de carga?

Auditado: Está bien. Cuando murió mi madre, mejor dicho la que me recogió, yo le digo madre por costumbre, ella parecía mucho más vieja de lo que era. Murió alrededor de los 60 años, estaba como seca. Lo que sí tenía era el pelo negro a pesar de la edad.Siempre fue igual, nunca cambió, me refiero a su mezquindad.

Estando ya casada se acercaba a nosotros porque teníamos bienes materiales, pero yo nunca le mezquiné nada. Ella tuvo que dejar de trabajar porque tenía las manos artríticas, todos la dejaron sola, nunca se mudó al pueblo.

Nosotros le mandábamos comestibles a su casa, después le pusimos una chica para que la cuide. Yo no quería tener tratos con ella pero tampoco la trataba mal. Busqué no tener que deberle nada, al contrario, creo que le di mucho más de lo que me dio. ¿Qué me dio ella salvo un plato de comida?

Auditor: ¿Cómo te sientes en este momento?

Auditado: Al relatarlo me doy cuenta que me siento bien porque ella fue un pobre espíritu, y si algún problema kármico tengo de esa encarnación es por lo que le hice al que me violó. Pero bueno, sabemos que al estar encarnado uno se deja llevar por las pasiones. En esa encarnación muchas veces quise desencarnar.

Auditor: ¿Algún intento de suicidio?

Auditado: No, a ese punto no, aunque una vez estuve en el campo y me agarró desprevenida la lluvia y estuve dos días sin comer y pensé dejarme morir, pero después reaccioné y tenía miedo de volver porque tenía miedo al castigo...

Auditor: Bueno, para ir terminando la sesión quiero preguntarte cuál incidente vamos a encarar en la próxima sesión.

Auditado: Hay una vida anterior a ésta.

Auditor: ¿Qué te sucedió?

Auditado: No, no quiero tratarlo ahora porque puede restimularme y no vamos a tener tiempo para liberarlo de carga, y quiero retirarme en paz porque me siento muy bien al haber podido relatar el incidente de la violación. Creo que este momento es un de los más felices de todas las comunicaciones que he tenido.

Auditor: Bien. ¿Te parece que le dejemos paso a Ruanel para evaluar la sesión?

Auditado: De acuerdo. Me retiro.

Auditor: Hasta luego, K. A., y hasta la próxima sesión.

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Interlocutor: ¿Es usted, Maestro Ruanel?

Ruanel: Así es.

Interlocutor: ¿Cómo fue la auditación?

Ruanel: Muy bien, muy bien.

Interlocutor: Le aclaro que no fue nada fácil.

Ruanel: No, por supuesto. En un momento dado casi lo presionas un poco. El tema es no presionar y dejar que la entidad se exprese libremente. K. A. liberó en realidad mucha carga, y esto uno lo nota porque cuando el espíritu está en armonía se percibe claramente, porque a veces puede mentir como para que no se lo inoportune.

Interlocutor: No entiendo bien.

Ruanel: Claro, la entidad puede decir que está bien para que no se lo siga presionando y resulta que no es así.

Interlocutor: Ahora entendí.

Ruanel: K. A. se ha retirado con una real armonía.

Interlocutor: ¿Cómo repercute todo esto en la parte física? ¿Se dará cuenta?

Ruanel: En realidad, sí, tiene que darse cuenta, porque hay un contacto permanente entre el 10 % y el 90 %. Que no lo acuse es otra cosa. Pero tiene que responder. Es como la persona, volviendo al plano físico, que tiene una tremenda infección y le aplican una vacuna antibacteriana para revertir el problema. Bueno, esa vacuna va a hacer efecto a favor del físico independientemente de la voluntad de la persona.

Interlocutor: Está claro.

Ruanel: En este caso la auditación, habiendo sacando un engrama completo de una vida anterior, tiene que hacer una repercusión favorable en el 10 %. Lo que ocurre es que a veces esa repercusión favorable es escondida por la propia persona. Es decir, la persona puede sentirse bien y enojarse por sentirse bien.

Interlocutor: ¿Estamos hablando del hecho de que la persona quiere sentirse mal para seguir con el rol de víctima?

Ruanel: Correcto. Hay un ego que se siente bien por haber revertido un engrama de una vida entera, lo que es realmente mucho, y hay otro ego que se rebela diciendo: "¿Por qué tengo que sentirme bien si yo sigo siendo la víctima?".

Interlocutor: Entiendo perfectamente.

Ruanel: En mi opinión, concluyendo, fue una auditación impresionante por distintas razones. Primero, ha dado mensajes sobre entidades que poco se ha investigado, como son los Lípikas, y segundo, ha hecho hincapié acerca de algo que dije cuando estuve encarnado como Ron Hubbard respecto al momento en que el espíritu, es decir, el 10 %, se incorpora al feto.

Por otra parte, hay que destacar que en su período entre vidas, entre la encarnación como Miriam y la actual, ha estudiado y obtenido mucho conocimiento.

¿Quién dijo que en los planos espirituales no se aprende? Hay muchos que piensan que el espíritu cuando desencarna se limita a esperar la próxima encarnación. No es así en absoluto. No espera, sino que hace misiones, presta Servicio, aprende.

Hay algo muy importante que quiero acotar: Psicointegración y Psicoauditación fueron creadas, descubiertas, elucubradas, ponle en nombre que quieras, entre vidas, con Johnakan. Es decir, no fue en una vida anterior, fue en un período fuera de las encarnaciones. Esto quiere decir que el plano espiritual sirve.

Interlocutor: ¿Ustedes abrevaron también como espíritus en otros planetas?

Ruanel: Claro, pero muchas de las técnicas las hemos mejorado. Es decir, uno puede sacar información de aquí, otro poco de allá, etc., pero con todo respeto por los Maestros de Luz de otros planetas, hemos desechado algunas cosas que para nosotros no eran útiles.

Interlocutor: ¿Los engramas no son los mismos en cada planeta?

Ruanel: No, no lo son porque cada red neuronal es distinta. Voy a dar un ejemplo: el E-Metro puede marcar carga en los habitantes de la Tierra, pero no donde los habitantes son de selenio.

Interlocutor: Ahora entendí. O sea, lo que es un factor básico es la mente reactiva, pero no los engramas, que varían. ¿Es así?

Ruanel: Correcto.

Interlocutor: Quería hacerle la acotación de que la parte encarnada de K. A., cuando le hice escuchar la grabación donde su Thetán habla de que ella cuando tenía 4 años tuvo un problema con un muñequito, un polichinela que lo perdió, y bueno, lo negó diciendo que eso nunca sucedió.En realidad, yo tampoco me acuerdo de todas las cosas de mi niñez.

Ruanel: Hay una cosa muy importante, y es que de la época escolar hacia atrás son muy pocas las personas encarnadas que recuerdan los hechos, y hay varias razones para ello: primero, porque hasta los 5 años y medio prácticamente el ser humano hace cosas sin importancia; segundo, hasta los 5 años y medio el ser humano encarnado posee una alta mediumnidad, y esa alta mediumnidad está en conflicto con la memoria porque son dos vibraciones opuestas.

Entonces, fíjate que después de los 2 años y medio muchas manifestaciones de mediumnidad desaparecen y también desaparece parte de esa memoria.

¿Cuántos chicos no ven entidades espirituales de los altos niveles?¿Cuántos chicos no ven entidades angélicas que los grandes no ven? Prácticamente ninguno porque todos las perciben, y después los grandes, en razón de que ellos no las pueden ver, se burlan diciéndoles "no me vengas con esas tonterías".

Esos chicos, después de los 5 años y medio, cuando empiezan a razonar, o lo que los grandes llaman razonar, pierden la mediumnidad y también es como que generan una amnesia de todo lo que sucedió antes.

Interlocutor: Está clarísimo. ¿Cómo está el receptáculo para continuar?

Ruanel: Está muy debilitado porque la auditación le quita más energías que cuando las entidades de luz se limitan a dar mensajes. Los dejo con un abrazo enorme.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

 

SESIÓN DEL 2/09/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador) y el Maestro Ruanel.

 

Auditor: ¿Eres tú, K. A.?

Auditado: Así es. Estoy rodeado de muchas entidades del Error que tratan de perturbar el mensaje.

Auditor: ¿Cómo has estado?

Auditado: Con un poco de perturbación. Por suerte se ha podido despejar un poquito el panorama de una vida anterior.

Auditor: ¿Quieres contar en qué estás o vamos directamente a esa otra vida anterior que quedó pendiente la vez pasada.

Auditado: Hubo una vida posterior a ésa.

Auditor: Entiendo que hubo muchos problemas.

Auditado: Hubo una vida donde yo estuve en Holanda. En ese entonces me llamaba Miriam.

Auditor: ¿En esa encarnación es donde sufriste una violación?

Auditado: Así es.

Auditor: Bueno, pero ese incidente ya lo repasamos. ¿Hay algún incidente anterior a ése?

Auditado: No, hay un incidente en una vida posterior a ésa. Ocurrió a comienzos del Siglo XIX, para fines del 1800, encarné casi inmediatamente, en Londres, como mujer. Tuve una infancia muy desdichada, donde mi madre no me pudo criar y entonces estaba en una cantina, en el barrio del Este. Vivía con un matrimonio donde la mujer era prostituta y el hombre regentaba una cantina.

Auditor: ¿Qué edad tenías en ese momento?

Auditado: Lo que yo me recuerdo. Tenía 12 años. El hombre me sometía permanentemente.

Auditor: ¿Sexualmente?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Era tu padre?

Auditado: No, no lo era.

Auditor: ¿Qué edad tenías cuando te sedujo?

Auditado: Tenía 12 años, pero no me sedujo, directamente me llevó a su habitación a la fuerza y me violó.

Auditor: Relátame como sucedió para eliminar la carga del incidente.

Auditado: Directamente dijo que yo tenía que pagar por la comida y la única manera de hacerlo era acostándome con él, como lo hacía la mujer.

Auditor: ¿Durante cuánto tiempo abusó de ti?

Auditado: Prácticamente hasta los 14 años, es decir, durante dos años, casi en forma reiterada. Ni siquiera cerraba la puerta. Un día llegó de trabajar la mujer, porque trabajaba de noche en la prostitución y nos sorprende acostados, y entonces le grita desaforadamente y le tira con un jarrón y él la golpea con un palo marcándole toda la cara y rompiéndole también un montón de dientes.

Auditor: ¿Estás percibiendo con claridad esa escena? Te lo pregunto porque es importante que revivas el momento con la mayor precisión posible para que al duplicarlo se borre definitivamente y ya no te perturbe.

Auditado: Sí, la estoy percibiendo totalmente.

Auditor: ¿Cuáles son tus sentimientos al respecto?

Auditado: Lo que les sucede a ellos no me molesta porque yo nos los quería.

Auditor: Bien, continúa.

Auditado: La mujer le echa en cara: "¡Por culpa de esa putita no voy a poder ir a trabajar!".

Auditor: ¿Cómo te llamabas en esa encarnación?

Auditado: Mary Ann.

Auditor: ¿Por qué decía la mujer que no podría ir a trabajar por tu culpa?

Auditado: Porque ella trabajaba de noche como prostituta y su esposo le había dejado el rostro marcado. Entonces él le dice: "No te preocupes, Mary ya está por cumplir 15 años y puede reemplazarte".

Yo le tenía odio a ella y a todas las prostitutas. Y lo peor que podían hacerme era enviarme a trabajar de prostituta. Pensé escaparme pero no tenía donde comer. Entonces, una noche me acompaña quien era mi madrastra y me lleva a un boulevard diciéndome: "Tú te tienes que quedar aquí y si viene un hombre que quiere usar de tus servicios por tres o cuatro monedas, te tienes que entregar".

Auditor: ¿Cómo trabajaban en ese entonces las prostitutas?

Auditado: Era muy sencillo, pues no iban a ningún albergue. Directamente tenían relaciones en plena calle. Las prostitutas no usaban ninguna ropa interior. Se ponían solamente unas medias de encaje que les llegaba hasta la parte media del muslo. Tenían los genitales al aire.

Auditor: ¿Era la época del célebre Jack el Destripador?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Vos habías oído de Jack el Destripador?

Auditado: En aquella época aún no había aparecido.

Auditor: Bien, continúa.

Auditado: Entonces me lleva a trabajar y me paro con otras prostitutas. Ella se había puesto como una especie de velo para que no le vieran el rostro lastimado. A los pocos minutos se acerca a ella un señor muy mayor, con sombrero de copa alta y un bastón. Le habla y arreglan el precio, y entonces él me mira y luego le pregunta cuánto por mí y ella le responde: "Por ella cinco monedas".

Al hombre le brillan los ojos y dice que sí, que está bien. Le paga las cinco monedas a mi madrastra y ella se va dejándome a solas con él. Entonces el hombre se desprende la ropa íntima y me dice que me suba la pollera. Yo me resisto y el hombre me pregunta qué es lo que pasa, y si es que estoy jugando con él. Y al decir esto me golpea con el puño del bastón, que era de metal, y me lastima la cara.

Auditor: ¿Estás sintiendo el dolor en este momento?

Auditado: Sí, en toda la frente. Yo quiero huir pero me tira al suelo.

Auditor: ¿La calle estaba desierta?

Auditado: Sí, por aquella zona todas las calles estaban desiertas.

Auditor: ¿Logra violarte?

Auditado: Sí, prácticamente me viola, pero yo le rasguño la cara y él entonces reacciona sacando una especie de navaja del bolsillo y me tajea toda la cara y luego se va.

Auditor: ¿De qué lado de la cara te tajea?

Auditado: De los dos lados.

Auditor: ¿El tajo es muy profundo?

Auditado: Sí.

Auditor: ¿Estás sintiendo el dolor en este momento?

Auditado: Sí, pero lo que más me preocupa es lo que van a decir en mi casa. Si mi madrastra no podía trabajar porque le habían lastimado un poco la cara, cuando me vean a mí así no me van a querer dar de comer. Y eso es precisamente lo que sucede: cuando me ven con el rostro tajeado, me echan. No sólo porque ya no les soy útil, sino porque les causo repulsión con el rostro así tajeado. Tengo toda la cara desfigurada.

Auditor: ¿Cómo hiciste para sobrevivir?

Auditado: Yo tenía un adolescente amigo que venía siempre a comer a la fonda y el padre trabajaba en una farmacia y me puso algunas vendas en la cara de color carne como para disimular. Pero el odio que tengo es tan grande, tan grande.

Auditor: ¿Estás sintiendo en este momento ese odio?

Auditado: Sí, lo estoy sintiendo. Siento ganas de matar. Tengo toda la ropa manchada de sangre. El muchacho amigo mío, que se llama George, me presta ropa de hombre, ropa de él, y también sus zapatos, a los que yo agrego algodones en las puntas para poder usarlos, ya que me quedan grandes.

Auditor: Es decir que te vistes de hombre.

Auditado: Así es. Le pido por favor a George si me puede cortar el pelo casi al ras, como lo usan los hombres, y él accede a mi pedido.

Auditor: ¿Tu cabello es rubio?

Auditado: Mi cabello es castaño. Me esconde en una buhardilla y me da de comer. Me tiene allí varios días.

Auditor: ¿Qué edad tiene George?

Auditado: Tiene 17 años. Pero me respeta tremendamente. En ese momento, a la noche, yo le pido permiso para salir con la excusa de trabajar en la prostitución, pero me dice que no lo haga porque él me va a dar de comer, pero igual yo me escapo por la ventana.

Auditor: ¿En ese momento sigues con el rostro lastimado?

Auditado: Sí, pero ya estoy mejor. Igual estoy con las vendas. Le robé un bisturí al padre de George, que como dije tenía una farmacia, y salgo con el bisturí entre las ropas masculinas. M e confunden con un varón y entonces le hago una propuesta a una prostituta y me lleva a su bohardilla. Cuando me pide que le pague por adelantado yo saco una moneda que le había robado a George y se la doy, y cuando se levanta el vestido le hinco el bisturí en el bajo vientre y antes de que pegue un alarido le corto la garganta y le arranco prácticamente todos los genitales y se los dejo a un costado de la cama, recupero la plata, busco, saco una alhaja, saco más cosas y desaparezco.

Auditor: ¿Le sacaste, entonces, los genitales a una prostituta?

Auditado: Así es. A los dos días hago lo mismo. Voy a otra prostituta y en la propia calle la degüello y la corto sacándole prácticamente todas las tripas afuera. No quiero que haya prostitutas. ¡Las odio tremendamente!

Auditor: ¿La policía se entera?¿Aparecen los crímenes en los diarios?

Auditado: Sí, pero buscan a un varón, buscan a un hombre y acusan a un médico porque descubren que se ha usado un bisturí para degollarlas y sacarles los órganos.

Auditor: ¿Esto tiene relación con Jack el Destripador?

Auditado: No sé, porque no dan el nombre de ningún Jack, dan el nombre de un médico.

Auditor: ¿Estamos hablando de Londres?¿Esto sucede en Londres?

Auditado: Sí, así es. En la calle de las prostitutas.

Auditor: ¿Estás percibiendo la fecha?

Auditado: No me interesa la fecha. Me interesa mi dolor.

Auditor: Está bien. Continúa.

Auditado: Dejo pasar tres o cuatro días y mato a una tercera persona.

Auditor: ¿También prostituta?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Qué le haces a esta otra prostituta?

Auditado: Le hago lo mismo, la degüello, le clavo el bisturí y le saco los riñones. Mi odio es cada vez más grande, y no solamente hago lo mismo con una cuarta prostituta sino también con una quinta.

Auditor: ¿Qué le haces a la quinta prostituta?

Auditado: Como el caso ya era muy conocido es con la que menos puedo hacer cosas porque había policías buscando al asesino por todos lados en ese mismo horario.

Auditor: ¿A alguna prostituta le cortaste la oreja?

Auditado: Sí.

Auditor: ¿Se la enviaste a la policía?

Auditado: Sí, lo hice, pero de odio, y también como para demostrarles que yo tenía poder.

Auditor: ¿Le enviaste también una nota a la policía?

Auditado: Sí.

Auditor: ¿Qué decía esa nota? ¿La estás viendo en este momento?

Auditado: Sí, pero no me interesa involucrarme con eso. Directamente firmo con un seudónimo.

Auditor: ¿Qué nombre tiene ese seudónimo?

Auditado: No me interesa decirlo.

Auditor: ¿Estás viendo claramente ese seudónimo?

Auditado: Así, pero no lo quiero leer, no me interesa.

Auditor: ¿Percibes con claridad que yo sé cuál es ese seudónimo?

Auditado: Sí, lo percibo claramente.

Auditor: ¿Prefieres que no lo diga?

Auditado: Así es.

Auditor: Bien, respeto tu deseo. Pero no puedo dejar de decir que estoy completamente sorprendido de haber develado uno de los misterios más grande de la Criminología de todos los tiempos. Continúa, por favor.

Auditado: Después es como que me arrepiento, porque esas pobres mujeres no tenían nada que ver. Siento que al relatar esas muertes es como que toda mi furia se desvanece. A medida que voy recordando se desvanece toda mi furia.

Auditor: Obviamente es porque al duplicar los incidentes tal cual sucedieron la carga emocional que tienen se elimina. ¿A cuántas mujeres mataste?

Auditado: A cinco.

Auditor: ¿Eran muy comunes en esa época este tipo de crímenes?

Auditado: No, no eran tan comunes.

Auditor: ¿Qué edad tenías cuando mataste a esas mujeres?

Auditado: Entre 15 y 16 años. Pero a todas las maté con pocos días de diferencia. Todo sucedió en menos de un mes, en 15 días.Uno de los médicos que la policía buscaba se mató porque estaba muy presionado porque lo iban a acusar de los homicidios, por lo menos de cuatro de esas cinco prostitutas. Y hubo otro médico que fue acusado y escapó a Estados Unidos, pero ninguno de los dos tenía nada que ver. Habían acusado también a un integrante de la realeza, pero tampoco tenía nada que ver.

Auditor: ¿Cómo fue tu vida a partir del último crimen?

Auditado: Seguí subsistiendo, con el rostro marcado por las cicatrices. Me quedé en la casa de George. En un momento dado el pelo me vuelve a crecer normalmente, entonces George me presenta al padre y le dice que soy una inmigrante norteamericana que vine a Londres como polizón, que perdí todos mis documentos, y como ese boticario tenía algunos conocidos me crean una identidad falsa: Elizabeth Signeur. Después termino casándome con George.

Auditor: ¿Qué edad tenías al casarte con George?

Auditado: Tenía 19 años.

Auditor: ¿Tuvieron hijos?

Auditado: No, es como una especie de castigo kármico. No podía tener hijos.

Auditor: ¿A qué edad desencarnaste?

Auditado: Desencarné muy joven, tenía 34 años.

Auditor: ¿Y George?

Auditado: George siguió viviendo.

Auditor: ¿Cuál fue la causa de tu muerte?

Auditado: De una enfermedad. Tremenda fiebre. Es como que nunca tuve buena salud en esa encarnación, pero en los pocos años que estuve con George el me respetó. Él me toleraba. Había veces que no quería tener relaciones.

Auditor: ¿George supo lo que tú habías hecho?

Auditado: No, jamás.

Auditor: ¿Es decir que nadie, pero nadie, salvo tú, nunca lo supo?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Todo quedó entonces en el más abismal anonimato?

Auditado: Sí, totalmente.

Auditor: ¿Qué sucedió contigo al desencarnar?

Auditado: En entrevidas fui tomando conciencia de lo que había hecho. Hice muchas misiones de Servicio como para de alguna manera poder reparar ese karma.

Auditor: ¿En el nivel 2 o en el nivel 3?

Auditado: En el nivel 2. Hice muchas misiones porque el karma que me originé con esas muertes era enorme.

Auditor: ¿Cuándo desencarnaste te encontraste con los espíritus de esas prostitutas?

Auditado: Sí, y los he ayudado mucho. Como se dice en el lenguaje terrenal, "nunca me echaron en cara nada", sino todo lo contrario. Tenían ambiciones de poder, ambiciones de sometimiento, ambiciones de ego. Es decir que no me han enrostrado en algún momento: "¿Por qué me mataste?", o "¿por qué me hiciste eso?". Estaban, como se dice entre ustedes, "en otra cosa".

Auditor: ¿Te parecería repasar estos incidentes desde la violación para quitarle toda la carga que pudiera haber quedado?

Auditado: No, no es necesario porque ya no tienen carga. Sería para mí muy tedioso hacerlo.

Auditor: Está bien. ¿Todos los espíritus de las prostitutas que mataste regresaron al plano 2?

Auditado: Dos de los espíritus modificaron su conducta y ascendieron al plano 3. Yo sé que las entidades superiores no juzgan, pero nada justifica el hecho de que porque yo haya sufrido una violación tenga derecho a cometer esos crímenes.

Auditor: Obviamente.

Auditado: Sí puedo decir que yo en la época de los crímenes no razonaba, estaba totalmente trastornada y tal vez por eso mi karma haya sido más liviano, y prácticamente esa rueda kármica fue restaurada por la ayuda que yo di en la entrevida.

En este momento no guardo encono ni tampoco tengo saldo pendiente porque es como que lo he superado con las misiones. Aunque los cinco espíritus no hayan recuperado su cordura, su amplitud de criterio por llamarlo así, el hecho de que dos de esos cinco hayan subido al nivel 3 y que por los otros tres me haya preocupado tremendamente por ayudarlos y guiarlos, sé con seguridad que ese karma quedó liberado completamente.

Es decir que no tengo karma de esa vida ni tampoco ahora tengo engramas, porque ya lo he repasado y está todo bien.

Me doy cuenta de que era una cosa que tenía que pagar para aprender, porque tal vez de una vida anterior, en Holanda, me haya quedado, no engrama pero sí como que no he aprendido bien la lección.

Después me encerré por un capricho. No quise ayudar más. Cuando vi que no tenía ninguna carga más -y eso fue un apresuramiento mío-, cuando vi que no tenía más engramas, cuando vi que no tenía -no de esas dos vidas estoy hablando; sí de vidas anteriores- ninguna deuda kármica de esas vidas, entonces dije, bueno, egoístamente dejo de ayudar y me encierro y me fui a encerrar a un rincón.

Al hablar de rincón estoy hablando de un rincón en sentido metafísico.

Auditor: ¿Estamos hablando del nivel 2?

Auditado: No, del nivel 3.

Auditor: ¿Es decir del nivel desde donde te llamaron para la primera sesión conmigo?

Auditado: Así es, y me quedé encerrada en ese rincón. Entonces es como que generé karma por mi propio egoísmo, porque si ya estaba bien, ¿por qué no seguir con esa misma tesitura? No, al contrario, me encapuché y decidí encerrarme. Entonces elegí encarnar aquí para tener nuevas pruebas, en esta vida, Siglo XX.

Auditor: ¿En este momento estás en el plano 2 para poder comunicarte. ¿Es así?

Auditado: Estoy en el plano 2 en ayuda. Me puedo comunicar desde el plano 3 perfectamente. Continúo explicándote. Tuve muchas fallas después. No solamente me encerré, sino que en esa entrevida no quise cooperar cuando los Lípikas me dijeron de poder encarnar para desarrollar la parte genética. Hubo tantas cosas en estos dos últimos siglos. No estamos haciendo una competencia, pero he pasado más cosas que tú en los últimos tiempos.

Auditor: No lo dudo.

Auditado: He pasado lo de Holanda, como Miriam, lo de Mary Ann, después lo de Elizabeth Signeur, con el cambio de nombre, las muertes, las ayudas en las entrevidas, los espíritus que ascendíamos al plano 3. Yo me sentía con un orgullo tremendo, y entidades de Luz del 5º nivel que me felicitan por la cooperación. Después, como dicen ustedes, se me "suben los humos a la cabeza" y dejo de ayudar. Cuando en 1925 me proponen encarnar, me niego. Fueron muchas cosas.

Auditor: ¿Cómo te sientes en este momento?

Auditado: Me siento como inestable.

Auditor: ¿A consecuencia de que el receptáculo está inestable?

Auditado: Claro. Hay una cosa muy importante. Este receptáculo es capaz de soportar una Energía Crística. Esto es una cosa que quiero que trascienda. Todos los engramas, toda la rueda kármica que yo genero, de alguna manera lo absorbe mi receptáculo y lo desestabiliza por completo.

Digamos que le he tirado más carga ahora, en estos minutos de exposición, que en toda la exposición anterior en Holanda. O sea lo de las muertes, lo de la violación, lo de la desfiguración del rostro, lo de hurtar el escalpelo, lo de destripar a esas mujeres, después subo al nivel 3, desciendo al nivel 2, ayudo, subo, todo eso queda como una carga tremenda en el receptáculo.

En este momento el receptáculo tiene una carga estomacal nerviosa tan grande que lo estoy desestabilizando tremendamente. Sólo el amor tan grande que tiene por el Servicio puede ayudarlo a soportar esto.

Auditor: Como yo quisiera conversar con Ruanel para evaluar esta auditación, ¿te parece dejar aquí la auditación y seguir en la próxima sesión?

Auditado: Sí, estoy de acuerdo, porque el receptáculo está muy desestabilizado

Auditor: Antes de terminar la sesión, ¿te parecería ir a algún incidente gracioso para elevarte el ánimo?

Auditado: Bueno, en realidad no hubo ningún incidente gracioso. Lo que más se asemeja era la confusión de la policía que buscaba a médicos, abogados, carniceros, nobles. El típico patrón que tenían los investigadores era el de un hombre que había tenido problemas con su madre, ¡y nada que ver!.

Auditor: Sí, es bastante gracioso. ¿Te acuerdas como se llamaba el miembro de la realeza al que acusaron de las muertes?

Auditado: No le presto atención. Pero yo sé que fueron crímenes no resueltos, y mi tranquilidad espiritual estriba en que yo ayudé a sus espíritus y por destino muchas de esas mujeres iban a morir de sífilis en poco tiempo más.

Auditor: ¿Me confirmas que fueron cinco prostitutas las que mataste?

Auditado: Sí, fueron cinco nada más, porque después la furia que tenía es como que desapareció. Además, la policía estaba muy alertada. Me retiro.

Auditor: Bueno, será hasta la próxima sesión.

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Interlocutor: ¿Está usted ahí, Maestro?

Ruanel: Sí, aquí estoy, querido discípulo.

Interlocutor: Me he llevado una sorpresa. Nunca imaginé que un día me iba a topar justo con el espíritu que encarnó como Jack el Destripador, y menos aún de esta forma. K. A. no quiso decirlo, sin embargo más obvio no podía ser.

Ruanel: Así es. Además de la época, todo lo que K. A. dijo encajaba perfectamente con el personaje. Por ejemplo, es cierto lo que dijo del médico que fue sospechado de haber cometido los crímenes y que huyó a Estados Unidos, y hubo otro que se suicidó. En definitiva, el relato de K. A. arma perfectamente el rompecabezas. No es necesaria la confirmación de K. A. para saber que él fue el mismo Jack el Destripador.

Interlocutor: La única duda que me queda es que algunos investigadores atribuyen a Jack el Destripador más de cinco crímenes.

Ruanel: No, es como dijo K. A., fueron solamente cinco. Los otros crímenes fueron cometidos por otras personas que quisieron emular a Jack.

Interlocutor: Hace poco vi una película por televisión donde se sindicaba como el famoso asesino a un médico de la realeza.

Ruanel: El médico de la realeza fue una teoría de un escritor de este mismo siglo, porque en esa época, a pesar de que se sospechaba de una entidad noble, no había una confirmación.

Recién para la segunda mitad de este siglo hubo unos datos que llevaban a esa posibilidad, para 1960, 1970, pero evidentemente no, sin perjuicio de que ese médico haya cometido un par de crímenes más amparado en el anonimato y copiándose del patrón de esos crímenes.

Interlocutor: ¿Y en cuanto a la evaluación de la auditación?

Ruanel: Prácticamente tu mérito fue escuchar, no interrumpir, y esta actitud tuya permitió el borrado perfecto de esos engramas. Quedo conforme, porque al repasar las entrevidas, la ayuda que prestó le hizo aprender la lección y le cortó la rueda kármica negativa. Bueno, lo posterior, eso que se negó a encarnar y se amparó en soledad, eso forma parte de lo que ya he hablado anteriormente.

Interlocutor: Quería acotar que K. A. en su relato rehuía confesar que él era Jack el Destripador, pero no entiendo la razón porque era evidente que él lo era.

Ruanel: Simplemente no quería tocar el tema para evitar cualquier posibilidad de generarse carga reactiva. En este momento no le molesta para nada.

Lo que sí se ha comprobado, y ratifico lo que dijo K. A., es que toda carga engrámica, toda reacción y toda generación kármica, la absorbe el receptáculo. Esa carga no se la queda el 90 % de Johnakan sino el 10 %. Aunque el receptáculo después la recicla, la transmuta, aun así no deja de causarle problemas físicos.

Interlocutor: Dijo K. A. que en este momento el receptáculo está con problemas estomacales. ¿Es así?

Ruanel: Sí, lo confirmo. Es como que la carga, de alguna manera, lo afectó. Pero lo acepta con todo altruismo.

Interlocutor: Con respecto a la auditación de K. A., ¿a qué encarnación la tengo que conducir en la próxima sesión?

Ruanel: A una anterior a la de Holanda, que quizás sea la última carga a eliminar.

Interlocutor: ¿Por qué razón no siguió un orden cronológico?

Ruanel: Seguramente quiso repasar la posterior porque traía carga condensada. Digamos que en tan poco tiempo vivió mucho, porque prácticamente todo eso fue pasado en muy poco tiempo.

Interlocutor: Para ir terminando, lo que a mí me gustaría es que la parte física de K. A. tuviera alguna reacción positiva... ¿Todas las depresiones que tiene la parte física de K. A. podrían deberse exclusivamente a las cargas de vidas anteriores?

Ruanel: Algunas son directamente producidas por problemas físicos que la deprimen, y otras son por cargas engrámicas. Pero es importante que la persona encarnada, de alguna manera, preste colaboración.

Nosotros sabemos, y más yo que empecé con el tema de Dianética, y después se ha perfeccionado con Psicoauditación y Psicointegración, que la última palabra la tiene la persona a auditar, que es quien tiene que revertir el problema.

A veces, en la parte inconsciente, la persona -y esto tiene que ver más con Psicointegración que con Dianética-, no quiere restablecerse del todo porque al ejercer el rol de víctima, al ejercer el rol de "pobre de mí", muchas veces la persona tiene un arma para presionar al otro: "Mira lo que tengo, la culpa es tuya, todo esto te lo debo a ti", y de esta manera está transmitiendo culpa a la otra persona y así la puede manipular mejor. Es como que así ejerce un control. Pero todo esto tú ya lo sabes.

Interlocutor: Sí, por supuesto.

Ruanel: Entonces, es como que no le conviene la curación total. Entre el 10 % y el 90 % hay una conexión interna inconsciente y el 10 % se da cuenta perfectamente de que el 90 % está revirtiendo algo, pero lo rechaza porque si lo acepta, entonces no tendría una herramienta de control.

La mente reactiva no se da cuenta de que al estar completamente analítica no precisa ejercer ninguna presión porque al haber armonía total la comunicación se torna fluida.

Interlocutor: ¿La puedo ayudar de alguna manera a la parte física de K. A.?

Ruanel: Es muy difícil. El tema es acusar recibo en forma permanente, no ir a ningún tipo de choque y no insistir en un tema cuando la otra persona no quiere. Voy a dar un ejemplo muy simple: es como el chico que en otra época le daban aceite de ricino para curarle la constipación y le abrían la boca a la fuerza. ¿Cómo le caía ese aceite al chico?

Interlocutor: Obviamente muy mal.

Ruanel: Correcto, ¡y era para curarlo! Entonces aquí no hay que forzar nada. Nuestros tiempos tienen que estar supeditados a los tiempos de lo que la otra persona desee. La otra persona no razona que si la mente analítica es la que ejerce el control todo está en armonía. Hipotéticamente hablando, precisa de la mente reactiva para ejercer control, el control del rol de víctima, el control de posesión, el control de manipulación, el control de querer estar en todo.

Interlocutor: Supongo que con las auditaciones que ya hemos hecho, sumadas a la de hoy, ya debe poder percibirse en la parte física una manifiesta mejora de los trastornos.

Ruanel: Siempre y cuando la parte física no se los provoque, porque eso ya tiene que ver con la parte del ego. Hay personas que se crean engramas -y esto no puedes ignorarlo si has estudiado el tema- para seguir con el rol de "pobre de mí", porque al estar en el rol de "pobre de mí" echan culpas a otros y se sienten satisfechas al hacerlo: "Lo que yo estoy pasando, lo estoy pasando por culpa tuya".

Interlocutor: ¿Cómo habría que actuar en una situación así?

Ruanel: En una forma equilibrada. Aquí tiene que primar el sentido común, porque si no caerías en nuevas agresiones, es decir, la acusarías a la persona de que está fingiendo su propia enfermedad, de que está generando sus propios trastornos, y la consecuencia sería que la otra persona se cierre más, y entonces empezarían las acusaciones, las agresiones, las discusiones. ¡No, por favor!

Hay que evitar eso completamente. Mucho cuidado con eso. Ni permitirte generarte culpas, porque no las tienes, ni tampoco acusar a la otra persona, porque acuérdate que una mente reactiva no solamente es una máquina sino que también es una criatura y las criaturas no razonan.

Es decir, no puedes ponerte a discutir con una criatura encarnada de 6 años de la misma forma que no puedes ponerte a discutir con una máquina de hacer café. Entonces, no puedes ponerte a discutir con una mente reactiva.

Interlocutor: El punto está perfectamente claro. ¿Puedo hacerle una pregunta más?

Ruanel: No, ya no, porque el receptáculo está agotadísimo y está haciendo un esfuerzo sobrehumano continuar porque tiene tremendos dolores estomacales. Los dejo con toda mi Luz.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

 

SESIÓN DEL 5/09/1998

 

Médium : Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar : K. A., quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador) y el Maestro Ruanel.

 

PRIMERA PARTE

 

Auditor: ¿Eres tú, K. A.?

Auditado: Sí, soy K. A.

Auditor: ¿Cómo has estado después de la auditación anterior, que fue tan interesante?

Auditado: Bien con respecto a esas vidas, pero arrastro otra vida conflictiva.

Auditor: Te escucho.

Auditado: Existe lo que ustedes en el plano físico llaman "patrón", en el sentido de algo que se reitera continuamente.Bueno, yo tengo algo así como un patrón de comportamiento, incluso lo tengo en esta encarnación, aunque en menor medida.En un momento determinado estaba en el plano 2 y bajé al plano -2.

Auditor: ¿Al plano -2, el de la Octava esfera?

Auditado: Así es.

Auditor: Reconozco que estoy completamente asombrado, a pesar de que como auditor no tengo que asombrarme de nada.Vamos entonces al incidente conflictivo que te hizo descender a ese plano.

Auditado: Estaba en una localidad de los Estados Unidos, a comienzos del 1700, donde había una moral religiosa muy importante, cristiana, demasiado puritana. Yo estaba sola.

Auditor: ¿Habías encarnado como mujer?

Auditado: Sí, como mujer. Yo estaba sola y mi esposo se había ausentado a Nueva Inglaterra, pero yo estaba enamorada de un leñador.

Auditor: ¿Qué edad tenías en ese momento?

Auditado: 19 años.

Auditor: Perfecto, continúa.

Auditado: Entonces.

Auditor: ¿Qué sucede? Noto que hablas con muchísima lentitud.

Auditado: Es impresionante la carga que tiene esta encarnación.

Auditor: ¿Quieres descansar y hablar de otra cosa por un rato?

Auditado: No, no, quiero continuar.Yo tenía un tío que estaba con todos los ministros de Dios y lo acusé ante ellos de hablar de noche con los cerdos y hacer brujerías.

Auditor: ¿Y que sucedió?

Auditado: Sucedió que lo prendieron y a los tres días lo ahorcaron por hechicero.

Auditor: ¿Bastó solamente tu palabra?

Auditado: En ese momento sí. Después, una chica de 14 años.

Auditor: ¿Cómo se llamaba?

Auditado: Se llamaba Ronnie.Y había otra llamada Marizú, de 17 años. Yo prácticamente las dominaba, les decía que yo tenía visiones de ángeles.

Auditor: ¿Había algo de verdad en esto?

Auditado: No, eran todas mentiras, y ellas estaban atemorizadas porque yo les decía que podía tener el don de ver quién se comunicaba con los demonios y que yo sospechaba que ellas podían hacerlo. Ellas obviamente lo negaban lloriqueando y pidiendo por favor que no las denunciara.Entonces aproveché la ocasión para presionarlas y obligarlas a cooperar conmigo en todo dando testimonio de que ellas también veían lo mismo que yo decía que veía...

Auditor: Continúa.

Auditado: Había una señora mayor que nos odiaba, que nos tenía idea.

Auditor: ¿Cómo se llamaba?

Auditado: Se llamaba Peggy.Era la mujer de uno de los almaceneros. Había dos almacenes en el pueblo. En ese momento fuimos a la casa de mi tío y caigo llorando diciendo que la habíamos visto a Peggy lanzando fuego.

Auditor: ¿Tus amigas estaban contigo?

Auditado: Sí, y también lloraban y decían que era verdad porque ellas también lo habían visto.

Auditor: ¿Les hicieron caso?

Auditado: Sí, la prendieron y sin darle ninguna explicación la llevaron a un calabozo. Entonces Peggy empieza a sospechar de mí, que yo fui la culpable de su encierro y gritaba "seguro que fue Annie, seguro que fue Annie".

Auditor: ¿Qué le hicieron a Peggy?

Auditado: La ahorcaron.

Auditor: ¿Cómo te estás sintiendo al relatar estos incidentes?

Auditado: Con una tremenda carga. Es insoportable.Yo sentía mucho placer de tener tanto dominio, entonces es como que todos me respetaban. En el pueblo se sabía, obviamente por abajo, que a mí había que tenerme miedo, porque si yo llegaba a ver algo en ellos podía acusarlos de brujos.

Auditor: ¿Cuál era la razón de que creyeran con tanta facilidad tus acusaciones?

Auditado: A lo último por las otras dos chicas me apoyaban.

Auditor: ¿Presenciaste la ejecución de Peggy?

Auditado: No sólo la de ella, sino la de todas las personas que acusé.

Auditor: ¿Cuántas fueron?

Auditado: En total fueron siete. La última fue la más polémica.

Auditor: Te escucho.

Auditado: Se trataba de un señor muy adinerado con el que tuve relaciones. En realidad, yo lo había provocado.Pero ese señor luego me rechazó porque no quería involucrarse porque tenía novia.Me vengué acusándolo de brujerías.

Auditor: ¿Eras una mujer tan bonita como para provocar estas cosas?

Auditado: Sí, lo era.

Auditor: Bien, continúa.

Auditado: Lo acusé, y lo acusé y lo acusé. Pero el hombre tenía poder y entonces hizo llamar a otra junta de sacerdotes de Nueva Inglaterra y vinieron a este poblado.

Auditor: ¿Cómo se llamaba el poblado?

Auditado: Hamet.

Auditor: ¿Es famoso en la historia este episodio donde tuviste tanta participación?

Auditado: Hay varias historias similares, como el de las brujas de Salem, que fueron también inventadas tomando como ejemplo el caso de Hamet.

Auditor: ¿Cuál era tu nombre completo en esa época?

Auditado: Ann Petter James.

Auditor: Bien.¿Qué les sucedió a las personas a las que acusaste?

Auditado: A las dos primeras las colgaron y a las otras cuatro directamente las quemaron, pero a este hombre le dieron la oportunidad de salvarse confesando, y que si lo hacía simplemente lo expulsarían.Pero este hombre, en su dignidad, rechazó la alternativa afirmando que no tenía por qué confesar nada porque era inocente. Y me acusó a mí de falsaria y que las dos otras chicas eran mis secuaces y que las tenía tan dominadas que me apoyaban en todo por miedo.

Auditor: ¿Qué sucedió entonces?

Auditado: Se hizo una votación y perdió 4 a 3.

Auditor: ¿Lo colgaron?

Auditado: Sí.

Auditor: ¿Presenciaste la ejecución?

Auditado: Sí.

Auditor: ¿Dijo algo el hombre antes de ser ahorcado?

Auditado: Sí, dijo "que Dios te perdone".Más tarde, algunas personas me corren a pedradas por el campo, y mientras corría yo les gritaba "¡brujos!".

Auditor: ¿Cómo viviste después de esos sucesos?

Auditado: La presión contra mí era demasiada y entonces debí partir hacia Nueva Inglaterra.

Auditor: ¿De polizón?

Auditado: No, compré el pasaje. Yo tenía dinero, el dinero de mi tío.

Auditor: ¿Y tu esposo?

Auditado: Era una persona mayor y en esa época no estaba conmigo.

Auditor: ¿Qué distancia había entre Hamet y Nueva Inglaterra?

Auditado: Unos 80 Km.

Auditor: ¿Cómo se hacía ese viaje?

Auditado: Primero en una barca y después con un carruaje.

Auditor: ¿Cómo fue tu vida en Nueva Inglaterra?

Auditado: No, no llegué porque la barca se hundió.Yo creo que hubo un sabotaje.

Auditor: ¿Te salvaste?

Auditado: No, morí ahogada y cuando desencarné.

Auditor: ¿Qué sucede que callaste?

Auditado: Por suerte el receptáculo me está envolviendo en Rayos dorados, porque le estoy dejando una carga tremenda.

Auditor: Dime lo que sucede cuando desencarnas.

Auditado: Automáticamente voy al plano -2. Veo dolor por todos lados, incluso puedo ver a los espíritus en su estructura antropomórfica. Esto quizás nunca lo dijeron los Maestros.Veo espíritus con su cabeza guillotinada, algunos con la lengua afuera amoratada como si hubieran sido recién colgados, otros quemados y desfigurados.

Me impresiono tontamente ya que no puedo ignorar que esas figuras solamente se perciben de esa forma en el plano físico, pero yo las veo así.Y esto no es lo peor, sino que siento en mi cuello el tremendo dolor de la persona guillotinada y miles de pinchazos de la persona que fue quemada y yo sé que no tengo cuello ni tengo por qué tener pinchazos porque soy un espíritu y no tengo parte física.

Auditor: ¿En ese lugar te encontraste con los espíritus de las personas que acusaste?

Auditado: Solamente con una de ellas.

Auditor: ¿Y qué sucedió?

Auditado: Ni se dio cuenta de que yo estaba allí porque estaba sufriendo terriblemente.Había acuchillado a alguien y sentía en su cuerpo el cuchillo y el dolor que había causado.

Auditor: ¿Cómo es que viste las cosas de esa manera?

Auditado: Son algo así como ilusiones ópticas pero que parecen muy reales.

Auditor: ¿Cuánto tiempo estuviste en la Octava esfera?

Auditado: En tiempo terrenal, aproximadamente un mes.

Auditor: ¿Cómo te sientes en este momento?

Auditado: Mal, muy mal, es una carga espantosa.

Auditor: Está bien, sigue relatando todo hasta que la carga se elimine completamente.

Auditado: A pesar de que el espíritu no tiene oídos, yo sentía miles del quejas, y quejas. Sentía voces dentro mío que decían "¿por qué hice tal cosa?", o "yo fui una víctima más", "malditos sean todos", "no creo en Dios", "los voy a hacer pedazos", "¿qué hacen conmigo?", y palabras groseras, palabras obscenas, tales como "si tuvieras parte física te lamería todo", "por qué no tendré pene", "quisiera encarnar para tener sexo como antes".

Todo esto estaba dentro mío.Y yo mismo maldecía a Dios diciendo "¿y yo que mal hice?". Pero después reaccioné y comprendí que por capricho hice matar a siete personas, pero igual seguía maldiciendo.

Le estoy causando tremendas puntadas al receptáculo, porque es muy difícil estar descargando la Octava esfera sobre él.

Auditor: ¿Y cómo saliste de allí?

Auditado: De repente veo un espíritu sufriente muy desvalido y entonces me acerco y le pregunto: "¿Qué te sucede?", y me responde: "¿Acaso no te das cuenta lo que me sucede, no ves que sufro horriblemente?". Entonces le pido que me cuente para que de esa forma se alivie y así lo hace. Cuenta que había sido abandonado y que por haber sido abandonado empieza a desquitarse, viola a criaturas, y entonces lo descubren, lo persiguen y es ajusticiado a escopetazos y muere con todos los perdigones en el cuerpo. Pero él aún se sentía víctima, hasta que yo le hago comprender, y al hacerlo me doy cuenta que eso me gustaba.

Entonces voy a otro y también le pregunto lo que le ha sucedido y me responde que había sido guillotinado y no tenía nada que ver, que él era de la realeza y hubo una sublevación popular.Entonces le digo que en este lugar no hay nadie que esté aquí que sea inocente y que tiene que asumirlo y después ayudar a otros. Pero me responde: "¿Cómo voy a ayudar a otros si no me puedo ayudar a mí mismo, no ves lo que estoy sufriendo, cretino?".

Le digo que tiene que darse cuenta que él vale, que puede hacerlo, que esta situación no es permanente, que es algo provisorio, porque hay una misericordia divina.

Auditor: ¿Tenías alguna conciencia, alguna pequeña lucecita que eso que estabas haciendo te iba a sacar de allí?

Auditado: Es que eso me hacía sentir cómodo, tremendamente cómodo, como espíritu.

Auditor: ¿A cuántos espíritus ayudaste allí?

Auditado: Ayudé por lo menos a treinta.

Auditor: ¿Había muchos espíritus que hacía tiempo que estaban allí? Te lo pregunto porque tú me dijiste que estuviste alrededor de un mes.

Auditado: Hasta cientos de años terrenales. Lo que sucede es que no tomaban conciencia, y sufrían y maldecían, y cuanto más maldecían más se involucraban con ese lugar. Y si existiera un nivel -3 hubieran bajado a él. Empecé a tomar conciencia y como consecuencia por lo menos treinta espíritus han subido al plano 2.

Auditor: ¿Antes que tú?

Auditado: Sí, antes que yo, pero no los envidiaba porque estaba tan involucrado con mi tarea de ayuda, pero tan involucrado, que seguía ayudando y ayudando. Después del espíritu número treinta automáticamente me elevé al plano 2.

Auditor: Antes de que continúes quiero preguntarte si en la Octava esfera te encontraste con alguien conocido históricamente.

Auditado: Sí, pero no les presté atención. Uno de los que recuerdo en este momento es el del espíritu que encarnó como Atila, que estaba allí desde hacía tantos años.Había encarnado en el 1300 y, al desencarnar, sus feroces crímenes lo hicieron descender directamente al plano -2.

Auditor: Está bien, no era una pregunta importante después de todo. ¿Cómo te sientes ahora con respecto a tu experiencia en el plano -2

Auditado: Me siento bien, salvo que estoy apenado por la carga que le dejé al receptáculo. En este momento tiene fuertes pinchazos en el estómago.Me siento bien a pesar de que ninguna buena obra compensa una mala obra, porque la mala obra ya está y no puede revertirse.

Auditor: Obvio.

Auditado: Si uno le dice al espíritu que atacó: "Mira, no te preocupes por el daño que te hice porque ayudé a otros", ese espíritu puede responder con toda lógica "¿y a mí qué, si el daño igual ya me lo has hecho?".

Hay un equilibrio kármico, que existe desde el principio de la Creación, donde uno compensa, y vaya uno a saber cuál es la lección que tenía que aprender ese espíritu con lo que yo le hice.

Auditor: Está claro.Con respecto a tu parte física, ¿esta liberación de carga le ha llegado?

Auditado: Tiene que haberle llegado porque hay una ley karmática al respecto. El tema es que la parte física tiene que tomar conciencia de ese alivio y no provocarse nuevos malestares por roles, como por ejemplo con el rol de víctima, que no deja de ser un acto hostil en cuanto busca manipular a la otra parte.

Pensemos. Si yo hago el rol de víctima estoy manipulando. ¿Se entiende?

Auditor: Perfectamente.

Auditado: Y al estar manipulando creo tener poder, y aquí el tema no es tener poder, porque, como dicen mis Maestros, el tema es dar para Servir. Servir y dar. Son prácticamente sinónimos.

Auditor: Bien, continuemos.

Auditado: Subí al plano 2, y el plano 2, a pesar de que es un nivel del Error, me parecía poco menos que el Paraíso en comparación con el -2. Nadie se metía con nadie, había espíritus que dominaban pero ya no percibía el dolor o las quejas de los demás. El plano -2 era un constante e insoportable quejido.

Cuando el famoso Dante Aligheri describe ese infierno lo pinta en forma terrible.

Auditor: ¿Este autor habrá descendido alguna vez al plano -2?

Auditado: Posiblemente.

Auditor: Es un tema interesante para averiguar. Está bien, continúa.

Auditado: Antes de hacerlo quiero decir que estaba tan entusiasmado con la ayuda prestada a esos treinta espíritus en el plano -2 que después, al subir al plano 2 seguí prestando ayuda, especialmente hablando con jefes que provocaban rebeliones para hacerlos desistir y haciéndoles ver que el camino era el Servicio.

Auditor: ¿Encontraste respuestas?

Auditado: Sí, las encontraba, pero de cien sólo uno reaccionaba.

Auditor: ¿Cuántos espíritus salvaste en el plano 2?

Auditado: La misma cantidad que en el plano -2.

Auditor: ¿Todos subieron al nivel 3?

Auditado: Así es.

Auditor: ¿Y tú no subiste al plano 3?

Auditado: No, pero estaba tan imbuido en la ayuda que no tenía en cuenta que no ascendía. Y eso fue lo que me salvó. Quiero aclarar que entre los espíritus del plano 2 que ayudé a ascender al plano 3 estaban algunos espíritus que había ayudado en el plano -2.

Auditor: ¿Al descender o al ascender pasaste por el plano -1, el de la Soledad?

Auditado: No, por ese plano no.

Auditor: ¿No lo conoces, entonces?

Auditado: No, no lo conozco.

Auditor: ¿Sigues con carga?

Auditado: En este momento prácticamente no.

Auditor: ¿Estarías en un estado de Clear?

Auditado: A nivel espíritu estoy Clear en un 93 %.

Auditor: Casi como mi Thetán, que tiene un 97 % de Clear.

Auditado: Sí, pero ya no puedo subir más de ese 93 %.

Auditor: ¿Por qué no puedes subir más?

Auditado: Porque el porcentaje restante depende de mi parte física.

Auditor: ¿Te parece ir terminando la sesión para que pueda presentarse Ruanel ?

Auditado: De acuerdo.

Auditor: ¿Quieres decir algo más antes de concluir?

Auditado: Sí, que estoy en un estado de lo que ustedes llamarían euforia. Lo que ocurre es que en nuestro plano, aunque no tenemos amnesia, sí tenemos engramas que borran los recuerdos. Y el volver a recordar que sesenta espíritus han evolucionado por mi causa me provoca un estado de particular éxtasis.

Auditor: No entiendo por qué no estás en el plano 4.

Auditado: Te estás olvidando que he ascendido desde la Octava esfera y haber llegado al plano 3 es todo un triunfo.

Auditor: Entiendo.

Auditado: Lo que tengo que hacer ahora es seguir en la misma tesitura, es decir, prestando ayuda para que más espíritus asciendan hasta que yo mismo ascienda al plano 4 y me quede allí definitivamente.

Auditor: Entiendo.

Auditado: Lo que ocurre es que sigo en el plano 3 porque son muchas las cosas negativas que hice.

Auditor: Antes de concluir quiero preguntarte si asumiste haber sido Jack el Destripador en tu encarnación en Londres. ¿o mejor no tocamos ese tema?

Auditado: Sí, puedes tocarlo, pero es perder el tiempo, primero porque ya sabes con certeza que lo fui, y en segundo término porque lo asumí perfectamente y esas muertes ya no tienen carga y estoy liberado completamente de ellas.

Auditor: Me queda una duda, sin embargo. ¿cómo es que tenías tanta fuerza si cuando cometiste esos asesinatos tenías solamente 16 años?

Auditado: La respuesta es muy simple, tenía la fuerza que da el odio.

Auditor: Bueno, K. A., no te retengo más. Te saludo y lo convoco a Ruanel.

Auditado: Hasta luego, en otra sesión, si quieres, responderé todas tus preguntas sobre Jack.

Auditor: Bien, te tomo la palabra, hasta luego.

 

 

SEGUNDA PARTE

 

Interlocutor: ¿Es usted, Maestro?

Ruanel: Hola.

Interlocutor: Escucho su evaluación.

Ruanel: Prácticamente el espíritu K. A. es como que ha descargado todo. Si yo lo tuviera que describir en términos físicos diría que traía una capa de barro encima y la dejó toda en el receptáculo.

Interlocutor: ¡Pobre Jorge!

Ruanel: El "pobre" Jorge necesita un minuto de concentración para atraerse los tres Rayos, porque de lo contrario va a estar descompuesto todo lo que resta del día.

Interlocutor: ¿Quedaría algo de tiempo para algunas preguntas?

Ruanel: Esta bien, házmelas.

Interlocutor: Aquí tengo un problema con Psicoauditación. O sea, yo soy Clear pero sigo teniendo un resfrío crónico, sigo teniendo problemas con mi mano derecha, que no tiene la agilidad de mi mano izquierda.. ¿Esto quiere decir que Psicointegración tiene sus limitaciones?

Antes de contestarme, le hago otra pregunta antes de que me olvide: Por ejemplo, se audita vidas anteriores y hay una tremenda liberación, ¿pero qué sucede con los actos hostiles que no se auditaron específicamente? ¿Acaso los tres o cuatro incidentes que se auditan operan como el eslabón empotrado en la pared que al ser liberado libera automáticamente a todos los otros eslabones de la cadena?

Ruanel: El ejemplo de K. A. es el que mejor que tenemos a mano para dar respuesta a tu pregunta. Al estar en este momento en un alto nivel vibracional -y K. A. lo está y tú también lo estás-, es porque hemos compensado todas las aberraciones que hemos cometido. Entonces no tiene que haber carga de ninguna naturaleza.

En concreto, si una persona destruyó una ciudad, y en este momento está en un nivel espiritual 4, es porque tiene que haber compensado con creces ese destrozo.

El espíritu K. A. cercenó siete vidas físicas en Hamet, y después elevó a sesenta vidas de vibración. ¿compensa o no compensa?

Interlocutor: Entendí perfectamente el punto. ¿Pero qué le falta a K. A. para pasar al plano 4?

Ruanel: Que su parte física tome conciencia. Si no la toma, no va a poder ascender. No va a poder ascender en esta encarnación, se entiende.

Interlocutor: ¿Quiere decir, entonces, que todo depende de la parte física?

Ruanel: Claro, todos estamos supeditados a lo que hace la parte física. No hay escapatoria. El 10 % tiene tanto poder y tanto libre albedrío como su 90 %. Y aunque su otro 90 % lo bombardee, por así decir, con ideas, con conceptos, si el 10 % se cierra no hay nada que hacer.

Tienes que recordar, porque ya fue dicho y escrito, que el 90 % no se comunica con el 10 % con palabras, sino con conceptos o ideas, y el famoso dicho "se me encendió la lamparita" es precisamente la captación de ese concepto o idea. No existe eso de "escuchar" del Yo Superior palabras como "quiero que en este momento hagas tal o cual cosa y obtendrás esto otro.". Esto no existe en absoluto.

Interlocutor: Está claro, Maestro. Pero lo que no entiendo bien es el hecho de que si el 90 %, me estoy refiriendo a K. A., alcanzó una liberación del 93 %, esta liberación no se haga sentir en forma categórica en su parte física.

Ruanel: Si el 10 % toma conciencia, sí. Sí no toma conciencia, no. Así de simple y concreto.

Interlocutor: ¿Si la parte física se cierra entonces no hay nada que hacer?

Ruanel: Así es, porque ¿qué sucede con lo reactivo?, y esto lo he dejado escrito en infinidad de textos en Dianética y Cienciología: Si la mente reactiva se siente cómoda tomando el control es imposible desalojarla. Pensemos que en la Auditación común, siempre el que coopera es el auditado, pero cuando el auditado no coopera, ¿cómo lo haces Clear?

Interlocutor: Obviamente es imposible. Lo que ocurre es que la parte encarnada de K. A. tiene algunos dolores físicos, y ya sabemos que los dolores físicos contribuyen a la disminución analítica y que entre en funcionamiento la mente reactiva.

Ruanel: ¿Y si yo te dijera que el 10 % de K. A. goza con esos dolores porque con ellos tiene un arma para manipular?

Interlocutor: No entiendo por qué es así.

Ruanel: Simplemente porque no se da cuenta de que prestar Servicio es mayor goce que cualquier manipulación.

Interlocutor: Está claro. Para terminar quiero preguntarle si es necesario seguir la auditación a K. A.

Ruanel: Puedes seguir comunicándote con este espíritu para que te cuente experiencias de vida, pero no para auditarlo porque más de ese 93 % no va a pasar.

Interlocutor: ¿Usted considera un éxito haber logrado ese porcentaje?

Ruanel: En la parte espiritual la auditación fue un éxito total.

Interlocutor: ¿El receptáculo puede soportar una pregunta más?

Ruanel: Ya no, porque está agotadísimo y necesita urgente unos minutos para recuperarse. Los dejo con toda mi Luz.

Interlocutor: Hasta la próxima, Maestro, y gracias.

 

 

FIN DE LA PSICOAUDITACIÓN A KUMI-AN.

 

 

 

 

 

Volver